Las sandías españolas son más baratas en Alemania que en nuestro país

Comparte en redes sociales

Alemania, Francia, Polonia y Países Bajos son los lugares a los que más viaja la sandía española.

Bruselas ha disparado la previsión de inflación para España al 8,1% en 2022. Este año 2022, los precios como el de la electricidad o la cesta de la compra se han visto disparados por ello. Esto se refleja en el precio de la sandía.

El precio de la sandía se ha triplicado en el último año, según los datos del Ministerio de Agricultura en la semana del 24 al 30 de mayo de 2021 el precio del kilogramo era 26,9 céntimos y en esa misma semana de 2022 se ha incrementado hasta los 84,79 céntimos.

Alemania, Francia, Polonia y Países Bajos son los lugares a los que más viaja la sandía española. Las altas temperaturas y la llegada del verano han incrementado su consumo.

Un científico de la Universidad de Alicante, Fernando T. Maestre, se preguntaba en Twitter por qué una sandía cultivada en España es más cara en el país que en Alemania.

Junto a su pregunta, Maestre adjuntó un folleto de un supermercado alemán en el que se puede ver que la sandía está a 0,78 euros el kilo.

¿Por qué sube el precio de la sandía?

El principal motivo por el que ha subido tanto el precio de la sandía es por la imposibilidad de la oferta para cubrir la demanda. Hay escasez en la cosecha ante la llegada de los productos de temporada más demandados.

El incremento de los precios comenzó en la crisis económica derivada por el coronavirus, que ha sido agravada por la guerra surgida en Ucrania.

España es el país que más sandía vende del mundo. Se trata del primer exportador mundial de sandía. El precio medio al que el consumidor puede encontrar sandías en el supermercado es de 1,90 euros el kilo.

Se trata de uno de los precios más bajos en fruta. Sin embargo, hay que contar con que una pieza de esta fruta suele ser pesada. Por ello, el precio total de una sandía puede llegar hasta los 10 euros.

Vía Antena 3


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta