LEWIS HAMILTON GANA EN CHINA. VETTEL FUE SEGUNDO Y UN MAGISTRAL VERSTAPPEN, TERCERO.

Comparte en redes sociales

 

Alfonso González Abril. ALFARI MOTOR.  Amaneció lluvioso y esta situación meteorológica prometía una carrera incierta. La lluvia despareció y los pilotos decidieron montar neumáticos intermedios de agua. Todos menos Carlos Sainz. Matador Jr. vio una pequeña esperanza en el carril seco de la pista y decidió arriesgar. Muy bien. Era un apuesta a doble o nada pero era algo diferente. La salida era con semáforo y no tras el coche de seguridad como en años anteriores. Esto perjudicaba a Carlos ya que no iba a tener tracción con la consecuente pérdida de plazas al principio, pero si se secaba rápido la pista tendría 23 segundos de ventaja con los demás ya que el primer cambio de ruedas lo llevaba hecho.

Se apaga el semáforo. Hamilton sale perfecto al igual que Vettel. Pero el alemán sitúa su bólido apuntando descaradamente a la línea de Hamilton. Sancionable, pero no la cayó castigo alguno. Fernando Alonso gana 5 puestos, sensacional. Sainz pierde plazas, lo esperado y Max Verstappen adelanta a nueve pilotos. Increíble. La imagen desde su choche de la salida es extraordinaria. Sin ver nada va pasando a sus rivales por todos lados. Alucinante.

Stroll se sale y coche virtual a pista. Entran a cambiar a lisos Vettel y varios pilotos traseros. Sainz adelanta muchos puestos y Mercedes no mete a sus pilotos. Otro fallo garrafal y van dos en dos carreras. Se relanza la carrera con Sainz el 7 y Fernando el 9. Fenomenal los españoles. Solo habían transcurridos tres vueltas y Giovanazzi se estrella en la recta como hiciera el día anterior en la clasificación.

A Mercedes se le aparecieron los Santos. Si no llega a ser por esta situación Vettel hubiera ganado, pero les dio tiempo a poner ruedas de seco. Incomprensible que no decidieran cambiar al menos a uno de sus coches cuando lo hizo Vettel. A todo esto, Verstappen ya iba quinto y con ruedas de seco.

Vuelta ocho y nuevo relanzamiento. Max se sitúa pegado a Kimi y le pasa por fuera. Al genio holandés le da igual lo mojado que esté el pavimento. Cuando ve la presa la engulle. El siguiente en la lista era su compañero Ricciardo. Le duró unos segundos. Los dos Ferrari alcanzan al australiano y éste hace de tapón. Verstappen se ponía segundo. Sin palabras. ¡Qué piloto!

El tapón de Ricciardo provoca que Carlos Sainz se acerque al Red Bull y los Ferrari. Momento para soñar. Vettel se desesperaba tras Kimi. Verstappen y Hamilton se le escapaban y él tenía ritmo para ganar la carrera. Al fin, en la vuelta 22 consigue pasar a Kimi y luego a Ricciardo con el que estuvo en paralelo tres curvas llegando a tocarse. Bonito duelo. Por detrás, Bottas pasaba a Alonso como un misil. La diferencia entre ambos motores es sideral.

Mitad de carrera. Hamilton mandaba, perseguido por Max y Seb. Comienza una situación estratégica interesante. Aunque la pista estaba fría, los neumáticos empiezan a caer en su rendimiento. Quizás no se pudiera llegar al final. A ver quien era el valiente que se arriesgaba a perder más de 20 segundos en el cambio para recuperarlos luego. Y Verstappen comete un error. Se pasa de frenada y le hace un plano considerable a sus neumáticos. Vettel le pasa y Max no tiene más remedio que cambiar. Bendito error. Los tocados por la varita también tienen estas cosas. Max regresa con ruedas nuevas a velocidad de reactor. Transcurría la vuelta 30. En la 33, Verstappen adelanta al Mercedes de Bottas con gran facilidad. Los coches que han entrado a poner rueda nuevas van volando. Está claro que todos tienen que entrar. A Hamilton le bastaba con copiar a Vettel para ganar.

 

Carlos y Fernando protagonizan una bonita lucha que gana el madrileño con ruedas nueva. Pero ambos seguían en los puntos. Muy bien Carlos y excelente Fernando.

En la vuelta 35 cambia Vettel y el McLaren de Alonso dice basta. Una reflexión: el coche de Fernando es de los mejores en curva. En cuento le den fiabilidad y caballos va a estar muy arriba. No es una vana esperanza. Honda debe ser capaz de ello y McLaren de encajar el nuevo motor. Fernando tiene esa cara de saber que pilota un gran coche. Sí, ya se que en Fórmula 1 estas mejoras son lentas, pero a diferencia de otros años, el bólido del asturiano tiene muy buena base.

Y de aquí al final lo más entretenido fue ver como Ricciardo y Verstappen pelearon el último puesto del cajón.

Ganó Lewis. Él y Vettel están empatados a puntos. Hoy en el podio había tres pilotos de tres escuderías diferentes. Esperanzador. Mercedes todavía domina pero por poco y mientras esté Verstappen en pista seguiremos entretenidos.

Próxima estación: Bahrein, en un semana.

 

ALFARI MOTOR


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.