‘ Limón. Memorias de un productor musical ‘, biografía definitiva sobre la música española de la mano de su testigo más importante 

Comparte en redes sociales

Desde la editorial Debate anuncian la publicación de una de las obras más esperadas de este primer trimestre: Limón. Memorias de un productor musical, escrito por Javier Limón , productor, compositor, guitarrista y uno de los referentes internacionales en el sector de la industria musical. Javier estará disponible para entrevistas.

Javier Limón es probablemente el productor musical español más importante de los últimos veinte años. Ganador de ocho premios Grammy, ha producido casi cien discos de artistas como Diego el CigalaBebo ValdésPaco de Lucía, Andrés Calamaro, BuikaAna BelénAntonio OrozcoEstopaJoan Manuel Serrat Joaquín Sabina, entre muchísimos otros. Esta obra se convierte en la biografía definitiva sobre la música española de la mano de su testigo más importante.

«Ha sido una bendición y un orgullo vivir cada una de las palabras, notas, acordes, fiestas, conciertos, clases y mil aventuras que la música y sus mundos me han brindado. Ya en mi adolescencia mi gran sueño era, simplemente, vivir de la música. Ni en mis mejores sueños hubiera imaginado que me pasaría todo lo que me ha tocado en suerte vivir, menos aún que conocería todo lo que me ha sido dado aprender. Sería tarea ímproba tratar siquiera de poner en valor todas y cada una de las cosas vividas en este periplo, aunque, si pudiera elegir, ahí queda eso: siempre he concedido más valor a que un gitanillo cante una letra mía, como si de un clásico popular se tratara, en el ya extinto tablao de Casa Patas, que a cualquier Grammy o distinción».
Javier Limón compuso su primer tema en 1996: Me voy contigo de Remedios Amaya. Hasta entonces siempre había trabajado con el hermano de Paco de LucíaPepe , que había sido su conexión con el flamenco, su maestro; con el que aprendió sobre palos y cantes, y le acercó a grandes estrellas flamencas como Antonio ChacónManolo CaracolTomás Pavón Manuel Torre.

Tras el éxito de Entre vareta y canasta de Diego el Cigala, Javier Limón se decide a abrir un estudio propio. «Éramos un estudio concebido y alimentado por la vocación y el deseo de centrarnos en el flamenco. Empezamos a trabajar, por un lado, en discos de bajo presupuesto para mantener el estudio y, a su vez, en los discos del Cigala. Uno de los álbumes que hicimos en ese entonces fue Fragua futura, para Nuevos Medios, sello del gran Mario Pacheco, especializado sobre todo en lo que por aquel entonces se dio en llamar flamenco joven. En este disco se apostaba por los nuevos talentos, con artistas como Diego del Morao y Antonio de los Cherokee. Fue el disco donde el Morao, tal vez el mejor guitarrista flamenco del momento, grabó su primera canción».

Después de estos primeros inicios, llegaron grandes éxitos que le convirtieron en productor musical de estrellas como Alejandro Sanz, Luz Casal, José Luis Perales, José Mercé, Lolita, Sabina y Serrat: «Fueron muchas las anécdotas que vivimos; grabamos más de cincuenta discos para todos los artistas que pasaban por Casa Limón. Ana Belén, Alejandro Sanz, Paco de Lucía, Luz Casal, Perales, Andrés Calamaro, etc. Cada vez que estábamos produciendo un disco en el estudio, Jerry se pasaba a saludar o a tomar un café; siempre encontraba un momento para ayudarnos con su sabiduría y su trompeta para darle más clase al disco. La música de la escena española de los años 2000 no habría sido la misma sin su presencia».

Javier Limón ha tenido una trayectoria legendaria que le ha llevado por Brasil, Colombia, Cuba, Grecia, Israel o Portugal, entre muchos otros países, y a forjarse como un gran productor musical también en el mundo del cine. En estas fascinantes y divertidas memorias, repletas de anécdotas y de personajes conocidos, Limón nos cuenta como un chaval madrileño sin mucho talento musical se acabó convirtiendo en una leyenda de la música y en factor clave para el surgimiento de numerosos sonidos y movimientos en la escena musical española.

«Tras tantos años de trabajo junto con grandes maestros de los que he aprendido muchas cosas, creo que ha llegado el momento de aposentarme en el rol de veterano de la reunión. Sin apenas darme cuenta, como con otros aspectos en la vida, me he convertido en una especie de padrino para las nuevas generaciones, que, animadas por su insobornable pasión por la música de raíz, tratan de forjarse un futuro en este escenario global».

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.