Los mercados financieros vuelven su mirada al origen de la tierra

Comparte en redes sociales

Un claro ejemplo de ello son las deslocalizaciones, consistentes en llevarse la producción a miles de kilómetros de distancia, pero que resultan muy rentables en costes, para luego volver a vender al emplazamiento original, lo que cada vez atrae más críticas a la par que las empresas reconsideran su deslocalización y vuelven al lugar de origen en la producción.

En este sentido, la revalorización de materias primas y metales particularmente en el mundo occidental, después de años de abandono por falta de rentabilidad, y la apertura de nuevos mercados, ha supuesto para el viejo continente europeo una revitalización de sectores tradicionales como la agricultura y la minería, a la vez que nacen nuevos sectores como las energías limpias renovables y el turismo.

Extremadura es un claro ejemplo de nuevo destino para la inversión en industrias tradicionales, como la apertura y explotación de minas de metales que han incrementado su valor, la potenciación de la agricultura de gran consumo y la industria energética. La región cuenta con unas altas expectativas en lo que a industria extractiva se refiere, con el posicionamiento de grandes multinacionales en la búsqueda de recursos que explotar y exportar, un incremento de las commodities y una gran apuesta de valor por la generación de energía de tipo hídrico, solar o eólica.

Actualmente los mercados de cotización tratan de emplazarse en aquellos lugares donde se produzcan las materias primas cotizantes. No quiere decir que los grande parqués vayan a desplazarse de forma total a los lugares de producción, pues seguramente no cuenten con la fortaleza y capacidad en los territorios, pero sí es cierto que en el caso de bienes primarios y materias primas sí que existe una tendencia creciente a instalar lonjas, subastas y hasta mercados financieros asociados en el propio territorio; o en su caso, anclar la evolución y producción de ciertos activos de interés con los mercados de decisión. Un claro ejemplo de ello es el mercado financiero de empresas mineras en Chile que han logrado ser, junto a Canadá, un referente mundial en la cotización de metales como el cobre, oro, zinc y otras materias primas.

Es por ello que, actualmente, las plataformas de inversión y trading online que comercian con materias primas han optado por realizar un seguimiento directo y cercano de aquellos activos y valores que se cuenten entre su cotización, como los citados anteriormente, y sin que se tengan que desplazar hasta allí, reproducen información actualizada diariamente y sobre condicionamientos financieros.  En el caso de Extremadura, estas plataformas y agencias de valores han optado, bien por crear sociedades aparte de inversión, generando un holding, o bien por entablar comunicación con operadores que ya siguen estos mercados con los que poder concertar y negociar valores.

Estas transacciones redundan en una mejora en la exportación y conocimiento, ya que por una parte dan a conocer el valor de su producción de forma global, también reducen riesgos como consecuencia de una menor exposición al entorno inmediato regional, y los precios dependen de la evolución de los mercados en todo el planeta, una tendencia que a la larga puede restringir notablemente la capacidad de decisión en la fijación de precios y llevar a una pérdida de soberanía sobre los costes.

Los mercados financieros son agentes en continuo movimiento, suelen ser muy ágiles en los cambios y son capaces de adaptarse con menor o mayor rapidez a los entornos en los que operan. Por ello existe una tendencia a la especialización y regionalización, de tal forma que se constituyen clústeres de influencia alrededor de una materia prima, y plataformas de inversión y de trading online, más flexibles, innovadoras y completas que las tradicionales webs y brókeres online, pudiendo invertir en CFDs, derivados y directamente sobre commodities, ahorrando costes y obteniendo una información más amplia de la que cabría considerar en grandes mercados financieros.

Extremadura se posiciona como un referente y objetivo de interés para inversores, en todo tipo de materias y recursos naturales, por lo mencionado anteriormente, quedando por ver si también es posible la instalación de centros de inversión y cotización en el propio entorno, como síntoma de una nueva economía de cercanía.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.