Digital Extremadura
Comparte en redes sociales

Dentro de ese estrato de la población de la Tierra, unos 155 millones de niños menores de cinco años padecen desnutrición crónica (estatura demasiado baja para su edad), según el informe, mientras que 52 millones sufren de desnutrición aguda, lo que significa que su peso es demasiado bajo para su estatura.

El problema del hambre se concentra en los países subdesarrollados, especialmente en Asia y África y en menor medida en Latinoamérica.

La ONU intenta acabar con el problema del hambre en el mundo y mantiene el horizonte del año 2030 para alcanzar su objetivo. Veremos si se consigue, pero sería un logro extraordinario.

Es incomprensible que mientras el 11 % de la población mundial pasa hambre, en el primer mundo acabe en la basura el 30 % de los alimentos que utilizamos.

Manos Unidas es una ONG seglar de la Iglesia Católica española de ámbito nacional y delegaciones diocesanas cuyo fin es la lucha contra el hambre y la pobreza en el mundo. Su primera campaña la llevó a cabo en el año 1960 con lo que la actual del año 2018 representa el número 59 de las realizadas.

Manos Unidas trabaja en 60 países del mundo y su fin es la financiación de proyectos que tiendan a mejorar las condiciones de vida de las poblaciones más desfavorecidas del planeta. Actúa en diversos proyectos de tipo social como abastecimiento de aguas, agricultura sostenible, escuelas, dispensarios y hospitales y centros sociales.

Sus fuentes de financiación provienen, en un 87,1 %, del ámbito privado y en un 12,9 % del sector público. Su fuerza reside en el voluntariado y en los socios colaboradores que en España ascienden a 85.000.

La delegación de Manos Unidas de Cáceres ha presentado su campaña 2018 bajo el lema “Comparte lo que importa” en un acto celebrado hace unos días en la ciudad.

A través de un video ha transmitido a los asistentes el espíritu de solidaridad que subyace en su lema “Comparte lo que importa”.

En el acto de presentación de la campaña que estuvo presidido por Don Francisco Cerro obispo de la diócesis de Coria – Cáceres, intervinieron además del prelado, el consiliario de la delegación de Manos Unidas en Cáceres, así como la presidenta de la delegación cacereña.

Participó como invitado especial Don José Rubio misionero comboniano que ha desarrollado su labor evangelizadora en la República del Congo. Dio a conocer las vicisitudes de su labor y los inconvenientes y problemas de toda índole que se dan en el tercer mundo, así como la situación y carencias de todo tipo que existen en un mundo en el que la pobreza es casi total.

En su alocución articuló una frase para la reflexión: mientras en el tercer mundo se aspira a tener exclusivamente lo que se necesita, en el primer mundo aspiramos a disponer de aquello que nos gusta. Aunque no lo necesitemos.

Destacó la solidaridad y participación de Manos Unidas y su buen funcionamiento. De esta ONG los misioneros españoles presumen ante los de otras nacionalidades.

La presidenta dio cuenta de las actividades desarrolladas por la delegación de Manos Unidas en Cáceres y del proyecto que se acometerá de cara al año 2018.

El mismo lleva como título “Apoyo a la infancia en un entorno sostenible”. La actuación se ubica en África, en la República Islámica de Mauritania, en la ciudad de Rosso situada en el sur del país y dentro de ella en el barrio de Satara.

El proyecto se desarrollará en un complejo de escuela infantil y centro de recuperación y educación nutricional dirigido por las Hijas del Santo Corazón de María. Las actuaciones consistirán en la rehabilitación de un aula, demolición y construcción de otra aula nueva, renovación de los aseos, acondicionamiento del patio para evitar inundaciones del mismo, construcción de un cerramiento seguro, puesta en marcha de un huerto y compra de material y equipamiento para estimular el desarrollo emocional e intelectual de los niños y la concienciación ciudadana.

El presupuesto asciende a 38.374 € y tendrá 175 beneficiarios directos y 1.050 indirectos.

Para financiar el importe del proyecto es preciso que todos seamos solidarios. Aquellos que disponemos de casi todo se lo debemos a los que no tienen casi nada. Y por eso es de justicia colaborar generosamente con una ONG como Manos Unidas. A través de ella ayudaremos a los que más lo necesitan y les haremos un poco más felices.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *