Mecanismos de apoyo para emprendedoras y empresarias

Comparte en redes sociales

La mujer española avanza cada día en el camino del emprendimiento. Existe una tendencia al alza en cuanto al número de proyectos con liderazgo femenino, lo que genera necesidades específicas de formación académica y de préstamos para mujeres, diseñados especialmente para acometer los primeros pasos y así lanzar con éxito nuevas iniciativas empresariales.

Según el Informe GEM 2018/2019 sobre emprendimiento femenino, más de 650.000 mujeres españolas lideran una iniciativa empresarial local, representando 6% sobre el total poblacional. Este informe también indica que España es uno de los países donde más destaca la iniciativa de mujeres emprendedoras por encima del promedio europeo. Aun así, la porción de mujeres emprendedoras en el país es menor que el porcentaje de hombres que gestionan emprendimientos (8%).

¿Cómo son estas emprendedoras? Tienen una media de edad de entre 25 y 34 años y más de la mitad han cursado estudios universitarios. Usualmente sus proyectos están destinados a sectores tradicionales y servicios (solo el 17% emprenden en tecnologías de información y comunicación), destacando por trabajar de autónomas sin empleados o contratando a menos de cinco colaboradores.

Retos y oportunidades para la emprendedora española

Existen amplias brechas en cuanto al porcentaje de mujeres que ocupan posiciones de liderazgo, en parte al llamado “techo de cristal” representado por los sesgos culturales que complican el camino a las mujeres para ocupar puestos de alta gerencia y dirección en las empresas. De ahí que sea necesario fomentar la igualdad en los equipos de trabajo desde el inicio, cuando los emprendimientos se están formando y creciendo.

La poca disponibilidad de financiamiento para emprendimientos gestionados por mujeres es otro obstáculo. Existe evidencia dada por estudios de la Comisión Europea que indica que 68% de los inversores de capital de riesgo en Inglaterra prefieren financiar proyectos bajo dirección masculina.

A pesar del oscuro panorama en cuanto a la inequidad de género evidente en cargos directivos y la falta de financiamiento para emprendimientos con liderazgo femenino, existen en España gremios empresariales, organismos públicos y empresa privada que apoyan iniciativas para cerrar la brecha existente, por ejemplo:

PAEM

La Cámara de Comercio de España ofrece el PAEM (Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres) el cual brinda soporte en la elaboración del plan de empresa así como asesoramiento para crear y desarrollar el emprendimiento, aparte de tramitar la solicitud para el acceso a líneas de financiamiento (microcréditos por un monto hasta €25.000) con el apoyo del Fondo Social Europeo y el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades.

CaixaBank

Ofrece líneas de crédito para apoyar proyectos liderados por mujeres emprendedoras, con necesidades específicas para nuevas iniciativas o necesidades de capital circulante en montos entre €25.000 hasta €7.5 millones.

Recomendaciones de financiación

El financiamiento dirigido a emprendimientos liderados por mujeres ofrece algunas ventajas, como no necesitar avales de terceros (en el caso específico del PAEM) además de otorgar condiciones más favorables en comparación a esquemas de préstamo tradicionales.

Pero ojo. Para decidir cuándo es confiable una institución se recomienda acudir a entidades financieras reconocidas y que estén afiliadas a organismos regulatorios locales. Además, las cláusulas del préstamo deben estar plasmadas en un contrato escrito a ser avalado por las partes involucradas. Por último, todo préstamo debe estar justificado con un objetivo empresarial claro y un plan de negocio creado para atender oportunidades de mercado y público meta bien definidos.

 

Con las alternativas gestionadas por entes gubernamentales, cámaras de comercio y banca privada, el emprendimiento femenino español cuenta con más opciones que en el pasado para crecer exponencialmente, con propuestas basadas en innovación e inclusión social, y buscando la reducción de la brecha de la desigualdad empresarial.

Solamente queda apelar a la voluntad de la mujer emprendedora para consultar directamente a las instituciones que gestionan los mecanismos de ayuda y así obtener el apoyo en planificación, logística y financiamiento, necesarios para poner en marcha una idea de negocios y apuntando a una mayor probabilidad de éxito.

Las cartas están puestas sobre la mesa. ¿Te animas a jugar la aventura de emprender?


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta