MEDIA VEDA – Cartas a Ari –

Comparte en redes sociales

Querida ARI: Te contaré novedades. Ya sabes que regresamos de pasar unos días, bastantes días, en Santander. ¿Recuerdas? Unas veces, días luminosos y otras, lluvia y gris; así es el norte. La pesca, regular: tras varios días de bolo, vinieron las capturas de jargos, salmonetes y panosas. No hay quien lo entienda. Si pican, pican, y si no quieren, ya puedes poner de cebo lo que sea que no habrá atutía. Adiós, Cantabria infinita.

Regreso por la A 67 y parada en Frómista. ¿Por qué me gustará tanto Frómista? ¿Será el recuerdo de El Camino, será San Martín, qué será? Pues allí, fuimos a ver las esclusas del Canal de Castilla. Me encantaron ¿Cómo podrían hacer eso en el siglo XVIII? Y en año de tan pertinaz sequía, qué alegría de agua sonora y cantarina.

De nuevo en Norba a preparar los apechusques de la caza. Ya han ido dos días al tiroteo vespertino. Ari, no te cuento lo que tienen formado los anticaza, animalistas y demás ralea porque no acabaríamos nunca. Penoso. De momento nos dan permiso para la paloma, la codorniz (¿Qué codornices hay aquí ya?) y …ya no recuerdo si patos o zorras. Es igual. Fuimos a un sitio que conocemos frecuentado por las torcaces. Y ahora viene lo bueno, o malo, según se mire. Ari ¿recuerdas cómo tiraba yo, con mi “sarriugarte”, a las tórtolas antaño? Pues hogaño nada que ver. Lento, torpe y chambón. Bajé seis palomitas y fallé lo indecible. Otra vez los versos de don Francisco de Quevedo: “Vencida de la edad sentí mi espada…”.

Del panorama social y nacional tampoco te contaré nada. Recuerda lo que decía Larra: “Escribir de la patria es llorar”, así que quita, miremos para otro lado. Cuando empiece la caza en octubre, ya te escribiré con las novedades. Eterno abrazo, compañera.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta