ORIVES

Comparte en redes sociales

Estimados compatriotas: Aparece en el periódico HOY del 7 de mayo del presente año, en la última página, un artículo de J.R. Alonso de la Torre titulado “El bisabuelo era orive”. Vale, muy bien. El bisabuelo de Alonso era de Ceclavín y por lo tanto el autor se explaya de lo lindo con sus raíces ceclavineras y con la importancia que tuvo, en otros tiempos, la orfebrería del oro en nuestro pueblo vecino.

Viene toda a cuento de que en la reciente Feria del Libro, de esta ciudad de Cáceres, ha sido presentado un libro titulado “Los orives. Orfebrería de filigrana en la provincia de Cáceres. Siglos XIX y XX” cuyo autor es Juan Manuel Valadés Sierra, que por cierto es el director del Museo de la capital. Vaya por delante que hasta ahora un servidor no ha tenido ocasión de leer dicho libro y, por causas que no vienen al caso, no pude estar en la presentación del libro susodicho. Habrá que leerlo, sin duda.

Lo que quiero comentar es que en el artículo de Alonso podemos leer: “lo de los orives era una artesanía secular característica de los pueblos de la zona: Zarza la Mayor, Ceclavín, Torrejoncillo…”.  Y luego dice que el libro dice que la tradicional existencia de orives en la zona es porque en 1820 llegaron a Zarza siete orives portugueses de la zona de Braga, que luego se trasladaron a Ceclavín. ¿Ah, si?

Y saltaron luego a Torrejoncillo ¿no? ¿por dónde? Irían por la Carrera, esa vereda que atravesaba Bordones, Los Corrales, el baldío de Pescueza, etc, digo yo; porque si no pasarían por Acehúche, y a lo mejor se quedó allí alguno.

¿Vendrá en el libro de Valadés que en Acehúche hubo, que yo sepa, tres talleres de orives? Y seguramente antes hubo más, porque es que yo recuerdo tres, de los cuales no queda ninguno, claro; pero ni en Acehúche ni en Ceclavín ni en ningún lugar de la zona.

¿Qué tres? El padre de Lorenzo, Paulino, al que se conocía como Paulino el Orive; Cándido Julián, “Perdigón”, que se vino a Cáceres y cuyo hijo, José Luis, creo que sigue trabajando para joyerías cacereñas; y recuerdo el taller de Benito Valle, el padre de José María, cartero ya jubilado.

¿Y no tendría que ver con la presencia de tantos orives en la comarca el hecho de que el Tajo era ya conocido en tiempos de Roma como “Tagus auriferus”? El Tajo, el Alagón y lo que hoy decimos la Raya eran zonas ricas en oro, por lo tanto…no digo más. A ver qué dice el libro; pero, Alonso, en Acehúche también, que conste.


Comparte en redes sociales

2 Respuestas a “ORIVES”

  1. Hola Salvador.
    Perdona, pero hasta ahora desconocía esta aportación tuya, y por eso no he podido contestar.
    En mi libro documento la existencia de 13 orives en Acehúche, entre los que, desde luego, se cuentan Paulino Díaz Luceño, Cándido Julián Montero y Benito Valle Mateos. Además de ellos, he podido documentar la presencia de orives al menos desde 1890, siendo el primero de ellos Francisco Díaz Hernández, que era natural de Torrejoncillo, a quien sucedió su hijo Benigno en el negocio.
    En 1900 tenía taller Ignacio Julián, que sí que era acehucheño, a quien le sucedió su hijo Luis Julián.
    Otro orive, Pedro Díaz Julián, que era nacido en Garrovillas, se estableció en torno a 1911. También garrovillano era Emilio Durán Breña, que tuvo su taller en la Plaza desde 1911 .
    Paulino Díaz era hijo del orive Benigno Díaz y, por tanto, nieto de Francisco Díaz Hernández, lo mismo que Cándido Julián era hijo de Luis Julián y, por tanto, nieto del orive Ignacio Julián.
    En 1932 tenía taller en la calle de la Fuente el orive ceclavinero Juan Oliveros Leal, y por los mismos años estaba el taller de Fulgencio Gómez Piedrafita en la calle Trujillo, acehucheño casado con una torrejoncillana.
    En cuanto a Benito Valle, creo que era natural de Acehúche y en 1932 ya tenía su taller en la calle Hernán Cortés, lo mismo que Justo Valle Mateos, que trabajaba en la calle Pizarro, y por fin Juan Valle Solana, que trabajaba aún en 1955 en la calle Hernán Cortés.
    Acehúche tiene una larga e importante tradición de orives que, me temo, hoy es poco conocida por los acehucheños. Y por supuesto, el “aurifer Tagus” es recordado en el capítulo que dedico en el libro a la obtención de los metales preciosos.
    Confío en haber resuelto tus dudas, un fuerte abrazo, Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.