Seleccionar página

PERIPECIAS EN EL ABASTECIMIENTO DE AGUA A CÁCERES

PERIPECIAS EN EL ABASTECIMIENTO DE AGUA A CÁCERES

El abastecimiento de agua a Cáceres ha experimentado una serie de vicisitudes en su devenir, que lo han convertido, al día de hoy, en una especie de esperpento que haría las delicias de Don Ramón María del Valle – Inclán.

Actualmente la ciudad de Cáceres y algunos núcleos de su entorno, alrededor de 100.000 habitantes, nos abastecemos del agua procedente del embalse del Guadiloba (20 Hm3 de capacidad total) que a fecha del 28 de octubre almacenaba 8,34 Hm3 de agua, el 41,7 %. Se complementa este abastecimiento con un bombeo desde la cola del embalse de Alcántara (José María de Oriol) que fue una solución provisional construida en 1992 pero que, dada la situación actual del embalse del Guadiloba, su funcionamiento es imprescindible para asegurar el aporte de agua a Cáceres y núcleos urbanos próximos. Ha de tenerse en cuenta que para que el mencionado bombeo pueda funcionar la lámina del embalse de Alcántara ha de mantenerse algo por encima de la cota 192, por debajo de la cual las bombas se quedan en vacío.

En el año 2005, se desechó por unos pretendidos problemas ambientales, la construcción de un embalse complementario al del Guadiloba en el río Almonte (Almonte – Monroy), a unos 15 km de Cáceres, que hubiera sido la solución definitiva al abastecimiento de la ciudad y su entorno. Los ecologistas que estaban empeñados en que el río Almonte quedara libre de regulación, consiguieron con sus presiones una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que impidió la construcción del embalse. Les invito a que la lean. Está publicada en el BOE Nº 118 de 27 de julio de 2005. Luego me cuentan.

Entre las otras alternativas presentadas por la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) dentro de esta DIA, se opta para el abastecimiento a Cáceres por la ejecución de un trasvase desde el embalse de Portaje al del Guadiloba. Estos embalses distan entre si 65 km. Para asegurar el abastecimiento desde Portaje (23 Hm3) se prevé una aducción al mismo desde el embalse de Gabriel y Galán (911 Hm3) en las épocas en las que no exista suficiente agua en el primero de ellos.

La solución desde Portaje debido a la distancia y a las 3 elevaciones que se precisan es bastante más costosa que lo que hubiera supuesto la elevación desde la presa del Almonte (Almonte – Monroy) desechada en la DIA. Son mayores los costes tanto de inversión como de explotación. Un mal negocio para los cacereños que tendremos que pagar más de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Aguas y en sus Reglamentos.

En el año 2007 se adjudican las obras de la traída desde Portaje, en base a un proyecto que no contiene una respuesta técnicamente satisfactoria para el cruzamiento de los ríos Tajo y Almonte embalsados en Alcántara. Las soluciones para realizar el cruce utilizando los viaductos de las carreteras o del AVE no son viables desde un punto de vista técnico. Así que es preciso diseñar unas estructuras especiales para cruzar dichos ríos.

La inversión llevada a cabo en la obra de Portaje en los 12 años transcurridos ha de rondar los 70 millones de Euros, entre el proyecto original y los modificados. Esta elevada inversión se encuentra enterrada en los kilómetros de tubería instalada y las obras complementarias ejecutadas, pero sin que el trasvase al Guadiloba pueda entrar en servicio ya que los cruces de los ríos no están resueltos. Y eso que ha transcurrido un dilatado período de tiempo. La situación puede calificarse de auténtico esperpento. Millones de euros enterrados sin resolver el problema para que Cáceres pueda disponer de agua con garantía suficiente.

Al día de hoy desconozco el futuro de esta obra. La Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) no dice esta boca es mía sobre su devenir. Al parecer la empresa adjudicataria ha solicitado la rescisión del contrato. El Ayuntamiento de Cáceres ni está ni se le espera, confiado en que la sequía no nos produzca un grave problema de abastecimiento de agua a los cacereños y que la cota de Alcántara no baje de la 192. Porque entonces: adiós bombeo actual desde ese embalse. Y nos quedaríamos colgando del Guadiloba que tiene agua para menos de un año (8 -10 meses), si se descuenta el volumen no utilizable del embalse.

A corto plazo, para salvar los muebles, lo más acertado sería llevar a cabo una mejora del bombeo actual para poder elevar agua por debajo de la cota 192. No sé si será posible. Pero había un proyecto de mejora de este bombeo dentro del cual podría incluirse.

A medio plazo y vista la situación y las grandes cantidades invertidas, así como la práctica imposibilidad de reintentar la construcción de la presa del Almonte (Almonte – Monroy) que sería lo sensato, opino que lo menos malo sería terminar lo más rápido posible el trasvase desde Portaje. Con esta solución aunque es muy costosa, al menos tendríamos asegurado que la garantía de suministro será muy alta al estar ligada en último extremo al embalse de Gabriel y Galán.

El coste, cuando se ponga en marcha Portaje, sí que aumentaría para el usuario cacereño sobre lo que paga en la actualidad. Mis estimaciones oscilan entre un aumento del 39 % en las hipótesis más favorables de coste de las soluciones de paso de los ríos Tajo y Almonte todavía sin definir y del coste energético y un 68 % en los casos más desfavorables. Pero es una estimación, no se olvide.

Aunque podría haber una solución para abaratarlo. Y es que es Estado asumiera la diferencia de coste entre traer el agua desde Portaje y lo que hubiera costado el abastecimiento desde la presa del Almonte desechada por la DIA. La protección ambiental del río Almonte debe pagarla el Estado y no sólo los cacereños. Es injusto. Pero ya verán como nadie mueve un dedo para luchar por ello.

Sobre el Autor

marketing digital

marketing digital extremadura

Fase I del Estado de Alarma en Cáceres

Diverpark caceres

ISABEL RAMOS EN CONPARTES CÁCERES

AFORO COMPLETO: CRISTINA FERRERA EN PRETTY ME

Café y perrunillas con Sonia Merino

SUSCRÍBETE

Contacta con nosotros

JOCCA SHOP - Home & Life

RSS EUROPA PRESS