PUENTE ROMANO DE ALCÁNTARA: UN MERECIDO DESCANSO

Comparte en redes sociales

Desde el año 104 – 105 d.C. este puente, construido en honor del emperador Trajano, lleva prestando un servicio impagable para los ciudadanos al permitir salvar el curso del muy encajado río Tajo. Tras más de 19 siglos de uso, aunque presenta algunos achaques, ahí sigue enhiesto y desafiante a los efectos del paso del tiempo y al del agua que discurre por el río, formando parte de la carretera autonómica extremeña EX – 117 que une la N – 521 y la EX – 108 pasando por Alcántara.

Esta resistente a la vez que esbelta estructura, construida bajo la dirección del arquitecto romano Cayo Julio Lacer, resulta ser un modelo de las obras de ingeniería viaria que se construyeron durante el Imperio Romano. El viaducto está constituido por 6 arcos de medio punto, de luces variables, con una altura máxima de 58,2 m, teniendo una longitud de 194 m. La anchura del puente es de 8 m, de los cuáles 6,7 m corresponden a la calzada, más los pretiles que ocupan 1,3 m.  Los árabes lo denominaron Al Qantarat que significa simplemente: el puente.

Se utilizaron en su construcción sillares graníticos cimentados sobre las rocas pizarrosas del lecho del río. La notable altura con la que se construyó el puente, se debe al hecho de tener que superar las importantes avenidas que antiguamente presentaba el río Tajo en ese punto, hoy laminadas por la construcción, unos 600 m aguas arriba, de la presa de Alcántara (José María de Oriol) (3.160 Hm3 de capacidad), una gran obra de ingeniería hidráulica moderna, de la segunda mitad del siglo XX (1969).

El puente ha sido objeto de diversas restauraciones a consecuencia de daños sufridos en diferentes guerras. Las últimas reformas se hicieron durante el reinado de Isabel II en el siglo XIX y al tiempo que se construía la presa de Alcántara en que se reforzaron algunos pilares que presentaban problemas de descalzamiento.

Debido al paso del tiempo y al hecho de soportar un tráfico cada vez más pesado y más intenso, desde hace ya algunos años pudo constatarse que el puente presentaba problemas importantes de deterioro, que se mantienen en la actualidad, especialmente en la zona de rodadura. Esta situación hace casi imprescindible, tener que optar, bien por una reparación muy intensa con el riesgo que esto supone para mantener el carácter del puente o por la construcción de un viaducto alternativo, para dejar fuera de servicio y protegido, el puente romano que ya ha producido todos los beneficios viarios que podían esperarse de él.

Durante mi estancia en la Dirección General de Infraestructuras y Agua de la Junta de Extremadura entre 2007 y 2011 comencé, junto con la Directora General de Patrimonio, a dar los primeros pasos para solucionar la protección de este puente y evitar males mayores en su estructura.

Hoy veo que la Junta de Extremadura ha optado por la construcción de un nuevo viaducto que se ubicará, según parece, entre el puente romano y la presa y que será la solución, yo creo que la más razonable, para evitar la ruina del espectacular monumento romano y conseguir su preservación.

18 millones de euros y 30 meses que es el plazo de ejecución de la obra, son el dinero y el tiempo que separan a este monumento romano de su merecida jubilación, tras 19 siglos de prestación de servicios para los ciudadanos en diferentes períodos de la historia de España.

La ingeniería romana de estos puentes basada en el trabajo a compresión de los materiales constitutivos, en este caso sillares graníticos que presentan una alta resistencia a los esfuerzos de este tipo, confiere una larga vida a este género de construcción.

Recuerdo lo que ocurría en Salamanca a principios de los años 60 del siglo pasado, en los que yo andaba de estudiante por sus doctas aulas. Se había construido un puente moderno, que no estaba muy allá pues presentaba ciertos problemas de inestabilidad estructural, por lo que en las entradas al mismo figuraba un letrero muy revelador que decía: Camiones de más de 16 t por el puente romano. Ello da idea de las magníficas y resistentes construcciones que los ingenieros romanos llevaron a cabo en la red viaria de Hispania.

Quizás se suscite alguna controversia sobre la construcción del nuevo puente moderno que sustituirá al romano de Alcántara. Todo es opinable y se puede contemplar desde distintos puntos de vista. Pero es imprescindible la construcción de un puente que deje descansar al romano. No parece lógico una reparación y su continuidad prestando servicio.

Yo confío en el buen hacer de los técnicos de la Junta de Extremadura que tendrán a su cargo la supervisión del proyecto y de la ejecución de las obras de la nueva estructura. A muchos de ellos los conozco personalmente pues trabajaron conmigo en los tiempos en que ocupé la Dirección General. Y sé que harán lo mejor para que el nuevo puente no ensombrezca al antiguo. Porque son conscientes del valor de esta joya de la ingeniería romana.

El puente de Alcántara que desde agosto de 1924 tiene el carácter de Monumento Nacional ha de ser preservado y cuidado con esmero, estableciendo la máxima figura de protección que se pueda por parte de la Junta de Extremadura para que quede asegurada por los siglos de los siglos la inscripción que figura en el templete del mismo: PONTEM PERPETUI MANSVRVM IN SECULA MVNDI:  El puente que permanecerá en pie por los siglos del mundo. O algo parecido.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.