¿Qué has visto en mí?

Comparte en redes sociales

¿Ya? ¿Tan pronto? Vaya, esperaba que apareciera más tarde, a los 40, o a los 50, después de haber vivido mil historias. No ahora, a los 25… qué prontito.

Y eso que los comienzos fueron muy difíciles, ya que nos sacamos 7 años. Ahí es na´. Se dudaba de mí, y no me extraña, viniendo de mil fracasos y ridículos sentimentales que tenían a mi círculo más íntimo en un sin vivir, es normal que se pusiera en duda mis intenciones con una chica de 16 años. Ahora que ya no es menor, ¿Cuál es la excusa? Porque tiene 19 y aquí sigo, sin recortes.

Aunque una parte de mí le gustaría no seguir, volver a ser el niñato que era, sin importarme lo más mínimo nada ni nadie que no fuera yo mismo. La vida en pareja te adormece, al menos en mi caso. Por mucho que viajes, por mucho que sorprendas y por mucho que hagas el amor… te hace distinto.

El caso es que quisiera seguir conociendo gente, seguir viajando con mis amigos a la playa, seguir haciéndome sesiones de fotos desnudo… ¡Maldita sea! Le gusta que conozca gente, me deseo un feliz viaje con mis amigos a Gandía este año, y en la última foto desnudo que tengo me sujetaba ella la ropa… Joder, ¡Te odio!

¿De donde has salido? No me creo que aquí, en Extremadura. Al oír hablar de amores fantásticos uno piensa en otro país, otra vida, otro hombre el que merece este diamante, no un paleto como yo. No puedo evitarlo, hasta las trancas estoy.

Y es que ella es…

Es la sonrisa de un niño, un gol de Iniesta en el último minuto, el olor a cloro el primer día de verano, tu canción favorita, calcetines calientes en invierno, volver a casa, sexo al aire libre, un helado en el Coliseo, meter los dedos en granos de arroz, un teatro lleno, y a oscuras. Conducir de noche, en moto, y tus pechos en mi espalda. Saltar al vacío, pesadillas, y despertar a tu lado.

Un “sí” a un “¿Quieres?”

Eso, eres tú.

Y es que no habrá un después, y si lo hay y estás leyendo esto, desengáñate, fue insuperable.

Miro la foto y sé que sin ella no habrá más primaveras, y sin él, no volverá a ser Verano.

 

 

 

 

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.