Se trata de un pago por hectárea admisible vinculado a un derecho de pago básico para los agricultores que cumplan con las prácticas de diversificación de cultivos, mantenimiento de superficies de pastos permanentes y contar con superficies de interés ecológico en sus explotaciones.