racismo

UbuntuEs, la ONG que lleva la lucha antirracista a la ONU

DESTACADAESPAÑAPeriodismo humano
Comparte en redes sociales

Extremadura.- En el corazón de Extremadura, en la localidad de Villafranca de los Barros, Eidy Mosquera Perea encontró la inspiración para combatir las secuelas del racismo y promover la salud mental de la población afrodescendiente. Su iniciativa cobró vida tras la conmoción mundial causada por la muerte de George Floyd en 2020 y las subsiguientes protestas contra la brutalidad policial y el racismo.

Mosquera, originaria de Medellín, Colombia, y residente en España desde hace ocho años, se conectó con activistas afroespañolas a través de Zoom para compartir la frustración y la impotencia que sentían. De esta unión de voces y experiencias nació UbuntuEs, una ONG cofundada junto a Agatha Miranda Mba de Barcelona. La organización ofrece acompañamiento y sesiones psicoterapéuticas gratuitas, creando “espacios de sanación” para aquellos afectados por el racismo y la discriminación racial.

La labor de UbuntuEs y la voz de Mosquera han resonado hasta llegar al Foro Permanente sobre los Afrodescendientes de las Naciones Unidas en Suiza, donde recientemente participó como panelista. Presentó un informe que aborda el “trauma intergeneracional” y la falta de atención médica especializada para las personas afrodescendientes que buscan ayuda por racismo y discriminación racial.

El equipo de UbuntuEs está compuesto por psicólogos y psiquiatras afrodescendientes, lo que les permite entender y abordar las problemáticas específicas de sus pacientes. Entre ellos, Edvige Djiki, quien tras once años en Almendralejo, se mudó a Francia buscando un futuro mejor para sus hijas. Su testimonio refleja las dificultades laborales y el racismo que enfrentó en España, a pesar de su formación y habilidades.

La historia de Edvige es solo una de las muchas que UbuntuEs ha ayudado a transformar. La ONG, cuyo nombre significa “yo soy porque nosotros somos”, es un recordatorio poderoso de que la lucha contra el racismo requiere acción y solidaridad. Para Mosquera, ser antirracista es más que una postura; es una necesidad, porque “el silencio es complicidad”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *