UCE SE POSICIONA CONTRA LOS PEAJES EN LAS AUTOVÍAS

Comparte en redes sociales

El Gobierno aprueba la imposición de peajes en autovías españolas a partir de 2024.

  • Los consumidores ya pagamos impuestos por las autovías.
  • Viajar de Badajoz a Mérida cada día, supondría un coste de 300 € anuales.

– Si los planes del Gobierno salen adelante, en 2024, los poco más de 500 kilómetros de autovías estatales que actualmente están en servicio en Extremadura dejarán de ser “gratuitos”. Y entrecomillamos esta última calificación porque todos y cada uno de los conductores pagamos impuestos que, entre otras cosas, se usan para conservar estas autovías; por tanto, ya estamos pagando por ellas.

Desde la Unión de Consumidores de Extremadura nos oponemos frontalmente a esta medida, pues entendemos que los consumidores serán triplemente perjudicados; en primer lugar, porque todos los conductores, usemos o no esas autovías, estamos pagando un impuesto, el de hidrocarburos, que supone alrededor del 50% del precio de cada litro de combustible que repostamos, precisamente, para contribuir a la conservación de las carreteras estatales; en segundo lugar, por el propio peaje que se nos cobraría; y, por último, por el encarecimiento generalizado que se produciría en todo tipo de productos al subir el coste del transporte por estas vías.

Además, quienes vivimos en provincias periféricas, lo vamos a sufrir aún más. Primero, porque las distancias son mucho más largas que en otras provincias, lo que supondrá un mayor gasto; y, segundo, porque la alternativa del transporte público propuesto por el Gobierno para evitar pagar peajes, no es válida en nuestra tierra, pues no contamos con trenes ni autobuses que puedan sustituir al automóvil particular.

Si esta medida sale finalmente adelante, viajar de Badajoz a Madrid tendría un coste aproximado de 4 euros; de Plasencia a Sevilla 3,5 euros. Y si vivimos en Badajoz y trabajamos en Mérida, situación muy frecuente en nuestra región, cada día tendríamos que pagar 1,20 euros, lo que traducido a lo largo del año supondría un coste total de unos 300 euros anuales.

Por último, podría suponer un aumento muy importante de la siniestralidad, pues, según una reciente encuesta del RACE, el 80% de los conductores se plantearía dejar de usar las autovías y volver a las carreteras convencionales, donde se produce el 78% de los accidentes mortales.

Con todo ello, desde la Unión de Consumidores de Extremadura mostramos nuestro más enérgico rechazo a una medida que nos perjudicará a todos, y muy especialmente a quienes vivimos en comunidades como Extremadura.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.