Vettel gana seguido por los Mercedes

Comparte en redes sociales

Gran Premio de Baréin de Fórmula 1

 

Vuelta de formación y uno de los McLaren se para. No era el de Fernando. Menos mal. Bottas tenía la pole, seguido de Hamilton y Vettel. En Baréin los que salen por los pares tiene mucha desventaja. Está muy sucia esa zona. Se apaga el semáforo y Bottas conserva la primera posición. Vettel adelanta por la zona buena a Hamilton. Por detrás se situaban los Red Bull y Kimi. Tras varias curvas, Sainz pasa el undécimo, excelente.

 

Pasaban las primeras vueltas y Bottas no iba bien. Comunica a su ingeniero que algo pasa con sus neumáticos. Lo cierto es que el finlandés comandaba un trenecito formado por los Mercedes los Ferrari y los Red Bull.

 

En la vuelta 11, entra Vettel a boxes intentando un adelantamiento de estrategia. Pone superblandos. Un giro después hace lo mismo Verstappen pero al reincorporarse hace un recto y comunica fallo de frenos. Nos quedamos sin el espectáculo del holandés oliendo el podio.

 

En la vuelta 13, Stroll no ve a Sainz saliendo del pitlane. Chocan y abandonan. Culpa de ambos. Así son las carreras. Coche de seguridad a pista y momento clave de la carrera. Todo el mundo quiere cambiar ruedas. Los dos Mercedes van a la vez y Hamilton ralentiza muchísimo el ritmo para dar tiempo a sus mecánicos y proteger a su compañero. Le cayó una sanción de 5 segundos. Justo castigo. El inglés pidió disculpas a su equipo. Bien por él. Además, la maniobra no le sirvió de nada porque Ricciardo le ganó la posición en el cambio de neumáticos. Amestas alturas no se si Mercedes lo hizo del todo bien. Creo que metiendo uno de los dos coches una vuelta antes les habría ido mejor. Pero ¿cuál de ellos? Difícil.

 

Vuelta 16 y se marcha el coche de seguridad. Mandaba Vettel con superblandos, seguido por Bottas con los mismos neumáticos. Tercero y cuarto iban Ricciardo y Hamilton con blandos. Interesante situación táctica que a la postre no fue determinante. Hamilton adelanta a Ricciardo y Bottas se empareja con Vettel. Aguanta valiente el alemán que no abandonó la primera plaza hasta el final.

 

Porque todo lo interesante que ocurrió en el gran premio a partir de aquí no tuvo nada que ver con la competición.

 

Fue lamentable ver luchar como un jabato a Fernando Alonso por la posición número 14. Fernando se quejó de falta de potencia. Tampoco hacía falta. Se podía apreciar perfectamente. La situación de McLaren es la que es hasta Barcelona. Antes es y será penar y penar carrera tras carrera. Fernando, buscando nuevos retos, se irá a correr las 500 millas de Indianápolis. Pero este hecho requiere un tratamiento aparte.

 

Al final ganó Vettel y segundo fue Hamilton. Os aseguro que si Lewis hubiera hecho la pole, Vettel no habría ganado. Pero los alemanes deben estar atentos porque a la mínima que se despisten, Sebastian les robará la cartera. Este año ya lo ha hecho dos veces. Tiene coche y talento para ello y este año los italianos están atentos en carrera.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.