Comparte en redes sociales

La falta de control del rebote defensivo y los tiros liberados del oponente mermaron las opciones del equipo extremeño que, a pesar de ello, mantuvo sus opciones hasta el final tirando de orgullo.

El Palacio de los Deportes Paco Paz de Ourense acogió este viernes el encuentro entre los locales gallegos y el Cáceres Patrimonio de la Humanidad, correspondiente a la jornada 9 de LEB Oro.

Un partido que le dio la tercera victoria al Ourense de la temporada, igualando en la tabla al Cáceres, con un balance 3-6 ambos actualmente, posición 12 y 13, respectivamente, un triunfo por encima del descenso.

“Enhorabuena a Ourense por haber creído, luchado y tenido más hambre que nosotros para ganar el partido. Ha sido justísimo vencedor”, ha expuesto en rueda de prensa posterior el entrenador verdinegro Roberto Blanco

“En cuanto a las claves planificadas no hemos sido capaces de hacer ninguna”, ha lamentado Blanco.

Así, el técnico ha apuntado a la falta de “concentración y hambre” de sus pupilos, incapaces de controlar el rebote defensivo, un concepto que se trabaja pero que también depende en “alto porcentaje” en la actitud y predisposición del jugador, que no ha existido en el partido, según Blanco.

“Hemos cometido los mismos errores del día uno y hemos sido muy pocos disciplinados. Este no es el camino para competir en la LEB Oro”, ha asegurado.

Destacaron por el conjunto extremeño, en el que debutó el escolta estadounidense Lysander Bracey, los 18 puntos de Kaspars Vecvagars; los 15 puntos y 3 asistencias de Albert Lafuente; los 12 puntos y 7 rebotes de Kevin Bercy y los 11 puntos y 6 rebotes de Simas Jarumbauskas.

“Cuando el equipo se sale de sistemas y buscamos situaciones aleatorias, nos cuesta meter. Hay que ser mucho más estrictos en el juego. Hemos traído a un jugador, un verso libre, que lleva 48 horas con nosotros, debe adaptarse a la liga, conocer jugadores, pero no es la vía de escape que hemos tenido”, ha concluido el entrenador del Cáceres.

Para Blanco, hay que mejorar la consistencia, pues «no podemos jugar a este nivel porque cualquiera te pasa por encima”.

“Ahora viene Palencia y Burgos, con el mismo respeto por todos los equipos de la liga, valen lo mismo las victorias contra ellos que contra Ourense. Hay que seguir trabajando, creyendo en el trabajo, no nos podemos rendir y no lo haremos”, ha sentenciado.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta