Cumplen con su obligación pero cuando tienen un éxito del calibre de la desarticulación de una banda de arreglos de matrimonios, delito cruel y soez donde los haya, hay que destacarlo y aplaudirlo. Nuestro reconocimiento público al grupo cacereño del comisario Ochagavía por trabajar contra este tipo de mafias, tan abundantes en muchos países, España no se iba a librar, claro, y tan complicadas de combatir por el entramado que tejen para no ser descubiertas.

Comparte en redes sociales


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta