Lidya Bosch arrebata a su ex el piso de soltera

Comparte en redes sociales

2013 ha comenzado de lo más movido para Alberto Martín. Entre los días dos y tres de enero, el arquitecto acataba la decisión judicial yabandonaba el que ha sido su estudio de arquitectura durante los últimos años en una conocida urbanización en Pozuelo de Alarcón (Madrid). El inmueble había sido el piso de soltera de la que fuera su esposa durante cerca de ochos años, la actriz Lydia Bosch, y éste lo había utilizado desde que se casaran en 2011. Martín ya ha recogido todas sus pertenencias. Sin embargo, el apartamento se quedará vacío. Tal y como ha podido saber Vanitatis, la intérprete no tiene previsto instalarse de forma inmediata en este domicilio, que reclamó por la vía judicial en 2012, ya que el arquitecto, que pagaba por él la cantidad de 173 euros en concepto de alquiler, se negaba a desalojarlo.

Una de las principales razones por las que la actriz ha rechazado la idea de marcharse a vivir allí es porque la propiedad escompletamente diáfana, ya que Martín realizó una obra importante para adecuarla y convertirla en sede oficial de su estudio de arquitectura, uno de los más conocidos de Madrid. Esta decisión parece momentáneamente inamovible. Aunque si la actriz decidiera finalmente instalarse allí -algo improbable, porque en la casa en la que actualmente vive tiene mayores prestaciones-, tendría que volver a hacer obra para volver a construir habitaciones. Precisamente, la reforma que realizó Martín hace un tiempo en este nuevo apartamento de la discordia también ha traído problemas para la expareja que ha protagonizado uno de los divorcios más controvertidos y polémicos de los últimos años.
Al parecer, Martín ha recurrido a los tribunales para reclamarle a Lydia Bosch, con la que tiene dos hijos pequeños, la parte proporcional de lo que costó la obra primera, es decir, la que tuvo que realizar para adecuar el que había sido el piso de soltera de su ex en un estudio de arquitectura. Un capítulo más en una lucha que parece no tiene visos de finalizar. Las demás propiedades siguen siendo un espinoso nexo de unión para el que un día fue un feliz matrimonio. El chalet que compartían en La Finca, la urbanización más elitista de la capital, se ha puesto a la venta a través de cinco inmobiliarias por 2.600.000 euros y todavía no se ha vendido. A parte de este asunto, que suscitó de nuevo las rivalidades entre ambos, el contencioso por el divorcio ya ha terminado. Hace unas semanas, tanto Bosch como Martín firmaban los acuerdos a los que habían llegado en la notaría Bernal González.
Vía Vanitatis

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.