Manifiesto ocho de marzo, por Francisca Rosa

Comparte en redes sociales

Un año más recordamos a las 129 trabajadoras que en 1904 murieron carbonizadas en el incendio de la fábrica donde trabajaban y en la que se habían encerrado para pedir mejores condiciones de trabajo.

Hoy,
8 de marzo, una vez más, el PP de Extremadura se suma a la
conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

Un
año más recordamos a las 129 trabajadoras que en 1904 murieron
carbonizadas en el incendio de la fábrica donde trabajaban y en la
que se habían encerrado para pedir mejores condiciones de trabajo.

Ha
pasado un siglo de historia cargado de reivindicaciones, luchas,
sacrificios, pero también de ilusión y esperanza porque son muchos
los retos conseguidos.

Hemos
dado grandes pasos. La Declaración Universal de Derechos Humanos
defiende la igualdad entre hombre y mujeres. La Constitución
Española la garantiza y protege en nuestra nación.

Hoy,
como entonces, el PP es ejemplo de compromiso y de garantía de
igualdad para todas las mujeres, donde encontrarán a un referente y
a un fiel aliado bajo cualquier circunstancia.

Sin
duda alguna, la mayor expresión de igualdad para la mujer es tener
empleo, el empleo es una prioridad para el PP, y ese en nuestro
principal reto.

Somos
conscientes de que la crisis nos hace correr el riesgo de que
aumenten las desigualdades en la sociedad y, por tanto, entre hombres
y mujeres, y por ello creemos que es fundamental en estos momentos
aunar esfuerzos para que la igualdad real sea la que permita y
garantice el adecuado y justo desarrollo de nuestra comunidad; porque
además defendemos que las políticas de igualdad son imprescindibles
para la recuperación económica y para avanzar hacia una salida
solidaria y equitativa de la crisis.

El
PP, tanto en el Gobierno de Extremadura como en el Gobierno de
España, ha sentado las bases para lograr la ansiada recuperación
económica y productiva en la región. Una recuperación que pasa por
la reducción de déficit en nuestra región y en nuestro país, y
que una vez conseguido permite poner en marcha medidas encaminadas a
favorecer el empleo de colectivos prioritarios, entre los que se
encuentra la mujer.

Como
se desprende de todo lo anterior, el PP hoy, como siempre, está
comprometido con la igualdad y con las mujeres de esta región frente
a los promesas incumplidas que se hacían desde el PSOE y que
quedaron en papel mojado, un partido que pretende venderse como
defensor de la mujer bajo la única premisa de la creación, y
posterior supresión, de un Ministerio llamado “Ministerio de
Igualdad” pero que nunca tuvo competencias ni funcionó, o a una
ley cuyo único hito consiste en contener una obligación de paridad
en las listas electorales. La igualdad no puede circunscribirse a
eso.

Prueba
de lo anterior es el informe del CES de diciembre de 2011, sobre la
situación laboral de las mujeres en España, donde se pone de
manifiesto que no se ha avanzado en igualdad en los siete años
anteriores, los siete años que coincidieron con un gobierno
socialista en España. Lo cierto es que en el tercer trimestre de
2007 había 991.000 mujeres desempleadas en España y según los
datos de la EPA, II Trimestre de 2011,el número de mujeres
desempleadas en nuestro país, fruto de las políticas socialistas
era de 2.225.000 mujeres. Lo que supuso casi 1.300.000 mujeres más
desempleadas desde que se inició la crisis.

Ese
no es el modelo del PP. En este partido se apuesta por propuestas
concretas, entre las que defendemos la flexibilización de la
contratación laboral o la conciliación de la vida laboral y
familiar, y en ello trabajamos incorporando la figura del contrato
estable a tiempo parcial, medidas específicas para incentivar la
contratación de mujeres y promocionar su carácter indefinido, así
como la regulación por primera vez del teletrabajo en la necesaria
reforma laboral que se ha puesto en marcha para obtener la
reacomodación de las funciones tradicionales y avanzar juntos hacia
una corresponsabilidad que permita la realización de los ciudadanos
en todos sus ámbitos vitales: personal, familiar y profesional.

A
este respecto, la conciliación y racionalización de horarios es uno
de los ejes estratégico del Plan Integral de Apoyo a la Familia y
del Plan Estratégico NAcional de Infancia y Adolescencia 2013-2016
que se prevé aprobar en este primer trimestre de 2013.

Y
la defensa de la mujer que hace el Partido Popular, a través de
propuestas concretas y hechos objetivo no queda ahí, sino que somos
el partido que más recursos ha destinado a la erradicación de la
violencia contra la mujer. En los PGE 2013 se destinan 22.1 millones
de euros para poner en marcha planes personalizados de atención a la
víctimas y a sus hijos, y el Ministerio de Sanidad, Servicios
Sociales e Igualdad, redobla sus esfuerzos para combatir de forma más
intensa la violencia de género a través de 200 medidas que se
pondrán en marcha y contenidas en la Estrategia Nacional contra la
Violencia de Género; en ella se incluyen a los hijos e hijas de
estas mujeres, como víctimas, algo que el Partido Socialista había
negado sistemáticamente eliminando en el año 2011, incluso, la
partida presupuestaria destinada a las CCAA para menores víctimas de
violencia de género.

En
definitiva, el Partido Popular es un partido comprometido con la
igualdad, con la erradicación de la discriminación y en la lucha
contra la violencia de género, un compromiso que se traduce en la
adopción de medidas como las expuestas anteriormente, porque la
única forma de luchar por la igualdad es trabajar de manera
efectiva, trabajar por la igualdad real y no limitarse a hablar de
ella.

Desde
el PP, un año más, queremos defender nuestro concepto de igualdad,
de una igualdad real y no rebajada con la paridad o las cuotas,
porque no se trata de una igualdad conseguida a través de la lucha
contra los hombres, sino una igualdad conseguida contando con los
hombres.

Reivindicamos
el derecho a ser madres y poder desarrollar una carrera profesional,
y no pueden consentirse en modo alguno las declaraciones de una
dirigente socialista gallega, Beatriz Sestayo, que afirma que “Tener
hijos es de fachas”. Al igual que no puede consentirse que ante
la referida declaración el PSOE, hombres y mujeres, hayan guardado
un lapidario silencio.


Lapidario silencio guardado en idéntico sentido cuando desde el PSOE
de Huelva se intentaba ridiculizar el papel de la mujer en la
política, cuando se le espetaba a la Ministra Fátima Báñez que se
fuera a su pueblo a hacer punto de cruz.

El
Partido Popular no puede consentir, comprender, respetar, amparar o
dejar pasar este tipo de afirmaciones retrógradas, insultantes y
discriminatorias hacia la mujer, sino que desde nuestro partido se
trabaja día a día porque la igualdad no sea una cuestión formal
sino que se convierta de una vez por todas en una realidad material.

Y
para ello, a pesar de lo mucho que queda por hacer, apostamos por las
medidas que desde el Gobierno de España y de Extremadura se están
implantando.


FRANCISCA ROSA ROMERO

Portavoz del Partido Popular en Extremadura


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.