Mahoney, exvicepresidente de Moody’s: “Es la hora de que Chipre deje el euro”

Comparte en redes sociales

Muchos economistas anglosajones han defendido por activa y por pasiva la salida del euro para las economías periféricas de la Eurozona desde que la crisis comenzó hace tres años. En su opinión, la devaluación interna sería mucho más destructiva que la devaluación externa. Por contra, Europa ha defendido que una salida podría causar el caos. También se argumenta que, como la nueva moneda se deprecia, la deuda externa denominada en euros crecería tanto en términos nominales como reales. Chipre lucha ahora con la división política.

Pero Christopher T. Mahoney, exvicepresidente de Moody’s, piensa que tarde o temprano más de un país de la periferia deberá tomar una decisión al respecto.“El adiós llegará cuando el dolor de la depresión perpetua supere el miedo a la salida. Para algunos países, ese día llegará en un año o dos. Para Chipre, ese día ya ha llegado”, escribe en un artículo en Project Syndicate.

Hasta Chipre, la palabra de Europa era “si sale, vamos a quemar sus cosechas y su granero. Pero para Chipre, Europa ya ha quemado sus cosechas y su granero. Ya no queda nada para ahorrar, y por lo tanto no hay razón para entregar más dineros a los extorsionistas”, escribe Mahoney.

En su opinión, los chipriotas están en medio de una “catástrofe nacional” que va a obligar a tomar decisiones difíciles en un futuro muy próximo. No pasará mucho tiempo hasta que saquen sus calculadoras y hagan los cálculos. Tienen dos opciones: (1) permanecer en la Eurozona, llevando una carga de la deuda agobiante hasta la eternidad, o (2) salir del euro, hacer default sobre su deuda y restaurar la soberanía monetaria. Puesto que van a tener que hacer default de todos modos, podrían hacerlo ya y obtener el beneficio simultáneo de la devaluación.

Para Mahoney, los argumentos europeos contra la salida del euro de un país son egoístas: “Los acreedores no aconsejan a sus clientes a alejarse de sus deudas”. Y además, señala, cuanta más deuda acumula Europa en estos países, más probable es que los flujos se inviertan y mayores sean las ventajas de incumplimiento. “Todos los periféricos debería haber dejado el euro cuando comenzó la crisis, antes de incurrir en deudas enormes e infligir miseria sobre sí mismos sin ninguna razón”, señala en su artículo.

“A los acreedores no les gusta la quiebra, y hacen todo lo posible para evitarlo”. Pero más de un país periférico se verá obligado por su endeudamiento a abandonar el euro, a menos que el BCE esté dispuesto a abrir las compuertas monetarias inmediatamente”.

“La destrucción sin sentido de este proceso es profundamente desalentador. Millones de vidas se arruinan en el altar de una idea mal concebida, la idea de Europa como un país”, añade Mahoney.

A su juicio, la razón por la que Europa rescató a Chipre  fue para evitar un mal ejemplo para los demás “reclusos”. “Pero una vez que Chipre se escapa y sale con la suya, Grecia seguirá en el corto plazo. Y los portugueses son buenos europeos, pero la solidaridad regional envejece rápidamente cuando se está muriendo de hambre”, denuncia el exvicepresidente de Moody’s.

“Es de esperar que, antes de que la podredumbre se filtre demasiado profundamente en el corazón de la zona euro (por ejemplo, España e Italia), el BCE vea la luz y reactive el continente, lo que impediría el Armagedón”, concluye.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.