LOS VIDRIOS ROTOS

Comparte en redes sociales

 Entre nosotros pagar los vidrios rotos supone sufrir las consecuencias de
una falta o un error sin tener culpa.

 

       Todos estamos  sometidos a las influencias que generan las
opiniones de los que ostentan la condición de personaje público y a veces lo
que transmiten se convierte en verdad a poco de que se difunda lo dicho por
ellos y  las  conductas sociales se ven condicionadas por
esas declaraciones manifestandose  en la
dirección que marcan los que opinan.

 

 Esto supone una manipulación de los
entendimientos personales, sobre todo cuando quien influye lo hace para
convencer de un interés subjetivo, ya sea personal o público. La influencia es
muy peligrosa si se sitúa en intenciones personales de quien quiere obtener un
beneficio propio.

     

     Tenemos ejemplos palpables en esta Europa
globalizada en la que estamos inmersos,   recordemos como aquellas  terribles consecuencias que sufrió España
haciendo tambalear su economía por la presión a que la sometieron los mercados
como consecuencia de las declaraciones del Presidente del Banco Central Europeo,
cuando públicamente declaró la no obligación del  Banco Central de intervenir en el rescate de
cualquier estado miembro de la zona euro en situación de necesidad

    Aquellas manifestaciones del Sr. Draghi  tensionaron la presión sobre la deuda
española, que volvió a relajarse al decir el referido señor lo contrario, la
presión se relajó y la deuda española se situó por debajo del 7%, pero lo
cierto es que los vidrios rotos
consecuencia de aquellas declaraciones las sufrió España.

 

   Actuaciones `producidas por los influyente,
acarrean consecuencias impredecibles para los débiles, recientemente se ha
descubierto que los dirigentes o los miembros de la troika y la propia Comisión
Europea han reconocido, que se cometieron graves errores al obligar el primer
rescate a Grecia que trajo  como
consecuencia  que la economía de ese país
sufriera una recesión más profunda de lo previsto en principio. Y lo
sorprendente es que  se quedan tan
tranquilos quienes así actuaron y ninguno de ellos ha dimitido, nadie  de los que intervinieron en esa decisión han reconocido
su fallo, pero lo grave es que los griegos están pagando los “vidrios rotos”,

 

  El vicepresidente económico de la Comisión
Europea Olli Rehn, acusó al Fondo Monetario Internacional de pretender «lavarse
las manos» con aquel informe  sobre la
gestión de la crisis griega, y culpar de los errores cometidos a la Unión
Europea (UE). «No me parece justo ni razonable que el FMI esté tratando de
lavarse las manos y tirar el agua sucia sobre los hombros de Europa», afirmó
Rehn   Pero lo lamentable es que los vidrios rotos son los griegos los que
lo están pagando..

 

      Menos mal que aquí el Presidente Rajoy se
resistió frente a tantas presiones 
y  España no pidió ningún rescate,
a Rajoy lo pusieron de “hoja de perejil”, pero España no pagó vidrios rotos. Pero si los está pagando
y de qué manera por la forma de actuar de otros que tenían que haber cogido “el
toro por los cuernos” y encarar la crisis a tiempo.

 

 

 

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.