MARÍA FRANCISCA, EN LA BAHÍA DE SETÚBAL

Comparte en redes sociales

 María Francisca vive entre el cielo y la tierra. Más
apegada a la tierra, sueña con el cielo. Asunta al cielo, sube a él desde la
tierra, como la Virgen; ve la tierra desde el cielo. He tardado años en conocer
a María Francisca. No la conociere hasta hace poco, en que di con un amigo
común y hablamos de ella. Por sus columnas en el periódico reconocí, hace años,
a una mujer sensible a flor de piel, traslúcida en sus pensamientos floridos,
en una literatura arrebolada de sentimientos, colores, pasiones del alma y del corazón,
que te transportaren a otro mundo. Su mundo es este, pero desde su máquina
“Olimpia” nos traslada a otros mundos imaginarios, reales también,
que no los percibimos porque no hubiéremos sus ojos de halcón visionarios.

 

            Durante años leí y releí, una y mil veces, a María
Francisca en El Periódico Extremadura. Daba luz a la columna de última página.
Es un tesoro publicado, pero no al alcance de todo el mundo, que debiere
agavillar como un haz para deleite del alma. Tantas columnas y solo recordare
una: “Bahía de Setúbal”, como salida de la paleta de un Cézanne, en
la que los colores de la puesta de sol y del agua se combinaren en un arco iris,
como un espectro de frecuencias de luz continuo sobre el cielo y la tierra,
cuando los rayos de sol atravesaren pequeñas gotas de agua contenidas en la
atmósfera. Aquella, en la que los siete colores de Isaac Newton se quedaren
pequeños ante los ojos claros, profundos, de limpia mirada, orlada por sus
propios rayos de sol nacientes de joven mujer, que viere más allá de la bahía el
horizonte infinito del océano.

 

            Dejé impresionado a mi amigo por este recuerdo y lectura
de aquella maravillosa columna de María Francisca. Al poco tiempo, olvidadizo
ya de cuándo viere la luz de la bahía de Setúbal, ella supo de mí; de cómo,
durante años, estuviere tras ella y sus columnas, y me la hizo llegar,
plastificada, para que las olas del mar no borraren sus colores, olores y
sabores. Tan unidos y no nos reconocíamos ni conocíamos, sino por la
literatura, por mi lectura obligada, y también apasionada, antes de pasar sus
columnas al taller, entonces aún sin ordenadores.

 

            María Francisca comenzó a escribir a los 14 años. Ha
publicado veintitantos libros de cuentos, en Badajoz, Ávila y Madrid. Los
elementos de sus cuentos, que “contribuyen a causar un solo efecto”,
como sus columnas literarias.

 

            Recientemente, María Francisca Ruano (Madrid, 1946) ha
publicado “Será la boda más bonita del mundo”, en el que
“intenta desvelar algo de lo que pueda haber detrás, debajo, enfrente o
encima de la frase tan bonita y lírica del título”. “Invierno español
y portugués”, “Entretenimientos privados”, “La flores del
silencio”, “Archipiélagos”, “Cuentos portugueses”…,
una lista infinita de relatos inacabados, en la que su genio imaginario sube al
cielo trascendiendo la tierra, los hombres y las mujeres sobre los que
reflexiona y escribe.

 

            Y como se es donde se pace, y no donde se nace, María
Francisca gusta de la fotografía, de los rincones que nos pasaren inadvertidos,
y nos regala, juntos a sus relatos, unos indicadores de páginas con rincones de
Cáceres, del otoño extremeño… Fotografía, títulos y su nombre, unidos en un
mundo en el que no viere la luz, pero que la abstrayere y la aprehendiere toda para
regalarnos con su dulce nombre y su boda imaginaria, la más bonita del mundo,
María Francisca, tan  cerca y tan lejos
de la bahía de Setúbal. Como tú de mí hasta ahora: tan cerca y tan lejos; como
aquel estuario del Tajo sobre el puente “25 de abril” por el que sí
pasé un no muy lejano día…, cerca de nuestra querida bahía que nos condujere
al Atlántico.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.