II PREMIOS “CERES” DE TEATRO

Comparte en redes sociales

 Sinceramente no
pensaba escribir sobre este tema que tanto comentario negativo ha traído
consigo y tanta manifestación callejera, sobre todo por el costo que suponía su
celebración en estos tiempos de crisis y no sé, si es una cuestión de sentido
común, de envidia malsana, o es que la bendita Gala deberían haberla organizado
otros, y en otra ciudad distinta a
la nuestra, y ese puede que sea el rebote.

 

            La Gala ha sido espectacular -le
pese a quién le pese-, y no solo la puesta en escena, que fue todo un acierto
con
la
técnica audiovisual del “mapping”
que lució mucho más espectacular que
en la edición anterior

y un rotundo éxito de público que estuvo como siempre a la altura de la
categoría y la importancia de nuestro Teatro Romano (en donde se consagran los
grandes); sino que la coreografía,
los presentadores y la luminotecnia, fueron un auténtico derroche de saber
hacer y estar.         

                                      

            El Teatro estaba a reventar de
público -más de 3.000 personas-, y
entre ellos decenas de actores y actrices conocidos revoloteando por la
orchestra y la cávea del teatro. Una
magnificencia y una suntuosidad, sin olvidar el esplendor y el lucimiento de
todo el que se paseó por la alfombra naranja de entrada al Teatro, con un
público expectante por ver a los famosos y el ambiente de gala que se respiraba
por toda la ciudad.

 

            Pero hay un tema que mucha gente no
conoce y es que éste año se han invertido 386.857 €uros menos que el pasado año, y que el superávit ha sido muy
superior al del pasado; que la Gala en sí, se ha autofinanciado y que su
rentabilidad ha sido tal, que si sumáramos las ventajas económicas que la
ciudad emeritense ha percibido, tendríamos que estar suspirando para que estas
galas se celebraran todos los meses, en lugar de todos los años. 
Solo hay que preguntarle a los hoteles, restaurantes, bares y comercios
en general, si la Gala ha sido un fracaso o un acierto impresionante.

 

            Yo pensaba, que la celebración de la
Gala podría haber sido un atrevimiento y hasta una osadía, pero cuando he
conocido los resultados económicos, estoy totalmente de acuerdo en que ha sido
un acierto total, porque no solo ha dado resultados económicos, sino que además
le ha dado a Mérida y a Extremadura un caché, una notoriedad y una relevancia a
nivel nacional y mundial dignas de todo elogio.

 

            Y yo me pregunto: ¿Por qué no vemos lo positivo, lo axiomático, lo tangible y
olvidamos los reproches, los insultos y los agravios, sobre todo cuando esta
ciudad se lo merece igual o mejor que otras que tanto aplauden las desgracias
ajenas?.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.