¿UNIDAD EN LA PATRIA EXTREMEÑA?

Comparte en redes sociales

[Img #29935]

A finales de año,
es decir el 12 de Diciembre próximo, Extremadura cumplirá sus primeros 30 años
como comunidad autonómica en España, donde por cierto se aceptó por unanimidad,
que Mérida fuera la Capital autonómica en reconocimiento por su esplendoroso
pasado
.

 

            Ahora muchos de los políticos
actuales, cuando se refieren a la ciudad nos llaman cariñosamente “Capital
política”
, otros “Capital administrativa” y los menos
efusivos que también los hay, nos denominan “La Capitalilla”, porque
claro, algún apelativo nos tienen que dedicar, no les queda más remedio.

 

            Pero siempre recordaré aquel 9 de
Septiembre de 1.978 (antes del
nombramiento) en la Plaza de España de Mérida con lleno a rebosar y en el
balcón del Ayuntamiento D. Luís
Ramallo García, como primer Presidente pre-autonómico de la Junta, en la que
nos decía con voz enérgica y convulsiva “Que la Junta sirva para hacer a los
extremeños un pueblo más libre y más unido”
, frase literal esgrimida. ¡Qué pena de frase y de político!.

 

            ¡Bueno!, lo de
libre es relativo como todo en la vida; pues hasta la “libertad condicional”,
es libertad; pero y la “unidad”, ¿dónde se ha quedado la
unidad?.

 

            ¿Llamamos “unidad” a la que existe entre las dos
capitales de provincia con la Capital de la región, que es Mérida?. 
¿Es a eso, a lo que llamamos unidad?.

 

           ¿Es unidad, que la Junta de
Extremadura, tenga vetada a Mérida, para casi todo, sin saber todavía por qué?,
y se nos olvide que:

 

Ø  La residencia
oficial del Presidente está en Mérida en el Paseo de Fernández López, y se vaya
a dormir a Badajoz, intentándonos hacer ver que es mucho más barato vivir allí.

Ø  Que el Delegado
del Gobierno, debe residir en Mérida porque lo dice la Ley, y no en Badajoz
donde también reside el Sub-Delegado.

Ø  Que la cabecera
de la Sede Metropolitana es EMERITENSIS y no PACENSIS.

Ø  Que la 3ª Zona de
la Guardia Civil debe estar en Mérida y no en Badajoz, porque también lo dice
la Ley y no sé cumple.

Ø  Que Mérida es la
única Capital Autonómica que no disfruta de un Estatuto de Capitalidad.

Ø  Que el Centro
Médico Norte II se derrumbe antes de inaugurarlo por dejadez y apatía.

Ø  Que el
Conservatorio de Música, tenga que subvencionarlo el Ayuntamiento y no la Junta.

Ø  Que en Mérida no
esté adjudicada la Escuela de Bellas Artes para nuestro mini-Campus.

Ø  Que el nuevo
Archivo Regional esté paralizado desde que se inició su construcción.

Ø  Que el Puerto
Seco de Mérida se haya cerrado, siendo Mérida el centro geográfico más
importante de la región.

Ø  Que el Consorcio
de la Ciudad Monumental de Mérida, tenga menos presupuesto que el Museo VOSTELL
de Cáceres, o el Consorcio del Teatro López de Ayala de Badajoz.

Ø  Que se nos
considere Sub-área Comercial de Badajoz y no como Área independiente igual que
lo son Cáceres, Plasencia o Don Benito; sinceramente es de risa

 

            A lo mejor es “unidad”, que el
periódico HOY, nos ignore para lo bueno y solo resalte lo negativo de esta
envidiable ciudad.

 

            ¿Probablemente es “unidad”,
que la Junta y la Universidad, se hayan olvidado del exiguo Campus
Universitario de El Águila?.

 

            En fin y dicho lo dicho, por culpa
de esa “unidad”:

 

§  Mérida ha
retrocedido demográficamente a pasos agigantados, cuando en los años 60 éramos
la ciudad industrial por excelencia.

§  Estamos
retrocediendo más que nadie, en el aspecto industrial y comercial.

§  Nos están
catalogando en un núcleo comercial secundario en orden de importancia.

§  Estamos
catalogados en el gasto anual por habitante, muy por debajo de la realidad.

§  Nos han puesto siempre
zancadillas para la instalación de la Universidad Privada.

§  Y hasta el Sr. Saponi del Partido Popular (si mal no
recuerdo), no nos quería como acompañantes de Ciudades Patrimonio de la
Humanidad.

§  Etc., etc., etc.

 

 

 

 

            Y yo me pregunto: Que si esta es la “unidad” que mantienen nuestros
conciudadanos para con nosotros:
¿Qué hemos ganado los emeritenses con la Capitalidad que poseemos, si hasta les
estamos dando las gracias, cuando vienen a darnos la “lata” para manifestarse
por algo, en la que Mérida, la mayor parte de las veces, ni entra, ni sale en
el asunto?.

 

            Esto que he
comentado con anterioridad, por lo que respecta a los asuntos políticos y
sociales, mal está; pero si mal no recuerdo en el aspecto religioso, el pasado
año leí en El Periódico y vi la TV regional (la nacional no, la nacional ni nos
conoce, porque no celebramos la DIADA), en la que nos presentaban un panorama
de la Puebla de Guadalupe, celebrando el día de nuestra Señora, nuestra
Patrona, la de todos los extremeños, al mismo tiempo que la engalanaban,  ensalzaban y vitoreaban, como la Patrona de
toda la PATRIA EXTREMEÑA y me pareció muy bien que así fuera, lo que ya no me
pareció tan bien, es que se haya proclamado a los cuatro vientos, que Guadalupe
siga perteneciendo a la provincia eclesiástica de Toledo y que su arzobispo,
fuera el que protagonizara la ceremonia eclesiástica como titular de aquel
emblema tan extremeño, para la religiosidad de toda la región y teniendo como con-celebrantes
a los Obispos de Plasencia, de Coria y hasta el Arzobispo de Mérida Monseñor
García Aracíl.

 

            Pero lo que no se
puede entender, es que en pleno siglo XXI y después de tantos cambios sociales
y de tanto progreso para algunas cosas, EXTREMADURA todavía siga estando en el
umbral de estas injusticias, tan mal justificadas y calladas por la Iglesia. ¿Para que queremos un Arzobispo que
da la callada por respuesta?.  ¿Cómo vamos a pedirles a nuestros
conciudadanos colaboración económica religiosa en las declaraciones de IRPF, si
ni tan siquiera tenemos Iglesia propia?.
¿Es que no existen la
Conferencia Episcopal, el Primado de España o la Santa Sede para reclamar?.

 

            Me gustaría
refrescarles la memoria a los extremeños, cuando Extremadura dependía en lo
político de Madrid, judicialmente de Salamanca y Sevilla, en lo policial y
militar de Madrid y Sevilla y en lo religioso, ni se sabe, pero es esta (la Iglesia) la última institución, en la que
todavía y a pesar del progreso democrático que venimos disfrutando, no hayan
sido capaces aún, de buscar la fórmula idónea para que a MÉRIDA la hayan
quedado huérfana en lo religioso y no pueda disfrutar de la cabecera de su Sede
Metropolitana Emeritensis como por derecho le corresponde y que Guadalupe,
forme parte de una vez por todas de la provincia eclesiástica de Extremadura,
como recoge con todo lujo de detalles y escrito por sacerdotes extremeños el
LIBRO BLANCO DE LA IGLESIA DE EXTREMADURA.

 

            Ya nos recordó el
pasado año 2.004 el Presidente Sr. Rodríguez Ibarra en su discurso
institucional del día 8 de Septiembre, que había llegado el momento de reclamar
para Extremadura, la paternidad de nuestra Patrona Guadalupe y que el pueblo
extremeño, llevaba ya mucho tiempo demostrando su resignación y su prudencia,
pero claro quién debe dar el primer paso es la Curia; y es que no podemos
acordarnos solamente de nuestra Patrona y nuestra identidad, el día 8 de
Septiembre como si fuera un saludo a la vecina de al lado, a la que damos los buenos
días y hasta el año que viene

 

            Aparte de la
Asociación GUADALUPEX que lo lleva reivindicando hace algunos años: ¿Quién reivindica a Guadalupe como
nuestra, o como seña de identidad?.
¿Así es como los extremeños estamos demostrando nuestro extremeñismo y nuestra
identidad regional?.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.