Vara alaba a la generación de alcaldes como Antonio Jiménez

Comparte en redes sociales

En el homenaje póstumo al exalcade de Malpartida de Cáceres, el líder del PSOE anima a volver a “encender” Extremadura “convenciendo y venciendo”

[Img #30095]

El secretario general de los socialistas extremeños,
Guillermo Fernández Vara puso ayer en solfa que “alguien de los que ahora nos
están gobernando tenga un proyecto” durante el homenaje póstumo que anoche se
hizo en Malpartida de Cáceres al que fuera su alcalde, Antonio Jiménez.

 

Fernández Vara, alabó a la generación de alcaldes que, a
principios de los años ochenta, iniciaron la transformación de sus municipios y
sin los cuales “no podría entenderse esta Región”.

 

Presentado por Ana María Guerra, secretaria general del
PSOE de Malpartida, y conducido por María José Acedo, el acto desbordó la
explanada exterior de la Casa de Cultura, sobre cuyo escenario se proyectó un
video que repasó la vida y la trayectoria política de Antonio Jiménez, alcalde
de Malpartida durante 24 años, población que transformó. De Antonio Jiménez
reseñaron los intervinientes su pasión por la educación y la cultura, su
carácter alegre y su compromiso político con el socialismo y la igualdad. En la
primera fila, la familia de Antonio Jiménez que, al finalizar el acto recibió
una placa y flores visiblemente emocionada.

 

Durante su intervención, Fernández Vara destacó que todas
las realizaciones que Antonio Jiménez llevó a cabo como alcalde no pueden verse
de manera aislada sino como un proyecto para su pueblo. “Antonio tenía un
proyecto, como tantos otros socialistas, un proyecto incluyente, con igualdad
de oportunidades, un proyecto para hacer ciudadanos más libres en una ciudad
más justa”, dijo, para afirmar a continuación “comparemos ahora y veamos si
alguien de los que ahora nos están gobernando tiene un proyecto”.

 

Recordó que entonces “había mucho menos presupuesto que
ahora, pero hubo mucha gente alrededor del proyecto”, así que “también fueron
tiempos difíciles, pero eso no los doblegó”. Censuró que “lo que unos hicieron
ahora lo cierran otros” y alabó el inconformismo de Antonio, que “nunca fue
acomodado, siempre luchaba por una nueva idea”.

 

El secretario general de los socialistas extremeños
rechazó que las cosas tengan que ser porque no pueden de otra manera. “Ni
hablar, eso no está puesto en ningún sitio; la página de mañana está en blanco
y la tenemos que escribir nosotros con la tinta y la manera es que las luces se
vuelvan a encender en Extremadura”. Apeló a la “gasolina de las ideas que
tenemos” y reclamó “ganar, convencer y vencer” para “volver a encender las
luces de Extremadura” para “trabajar por lo común, por un proyecto por el que
mereció la pena trabajar ayer y siempre” como el mejor homenaje a Antonio,
porque “en estos tiempos hace falta poner en valor determinadas cualidades,
muchas de las cuales tenía él”.

 

Fernández Vara, que fue interrumpido con una ovación
cuando dijo haber visto el lamentable estado del tejado del consultorio médico
e ironizó con que “si alguien va a cobrar la PAC por lo que hay sembrado en ese
tejado”, se dirigió a los asisitentes que llenaban la explanada para decirles,
en nombre del socialismo extremeño, que el recuerdo de Antonio es un ejemplo y
un orgullo para la familia socialista y que si “Antonio era de nuestra familia,
vosotros también”.

 

Las dos primeras intervenciones de la noche corrieron a
cargo de Fernando Ayala, secretario para la Memoria Histórica de la ejecutiva
socialista cacereña, y Toni Canals, investigador del equipo de Atapuerca y
director del proyecto “Primeros Pobladores de Extremadura”, que compartió una
sólida amistad con Antonio Jiménez.

 

El secretario general del PSOE de Cáceres, Miguel Ángel
Morales, resaltó el carácter formativo que siempre tuvo Antonio con los jóvenes
del partido que, a mediados de los ochenta, iniciaban tareas municipales. El
ejemplo de Antonio fue “muy importante para los concejales que, como yo,
empezábamos en la política en nuestros pueblos”. En ese sentido, Morales
recordó, como ejemplo de esa dedicación pedagógica de Antonio, el guión y el
poema de Benedetti que Antonio les suministró para las primeras bodas civiles
que se celebraban en aquellos años.

 

En su discurso, el expresidente Juan Carlos Rodríguez
Ibarra  desveló que en su día ofreció a
Antonio Jiménez formar parte de su gobierno y que su respuesta fue: “eso es
volar muy alto”, prefiriendo estar “a ras de tierra”, trabajando para su
municipio. Tras desglosar su actual preocupación por el país, declaró que “Extremadura
se está apagando y tenemos la obligación de volver a encenderla” por lo que
instó a todos a volver a poner en marcha “la energía de la biointeligencia y del biotrabajo”,
como homenaje a Antonio y a tantos como él “para sacar este país adelante”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.