Según Asaja, el cultivo del tabaco está en peligro

Comparte en redes sociales

La organización Asaja exige al Gobex la intervención inmediata de Cetarsa para salvar el cultivo del tabaco

Para Asaja, » la reforma de la PAC para el periodo 2014-2020, además de ser una auténtica chapuza, dado que pretende quedarnos como estábamos pero dando vueltas a lo loco, bajo disimulos “medioambientales” ha traído para nuestra Región una decisión de grave trascendencia…»

 

            En una comunicación enviada a Redacción DEx se señala que el cultivo del tabaco es el único cultivo agrícola que ha desaparecido de todos los anexos existentes y ha quedado excluido de la Reforma y que pasa a ser un cultivo sin posibilidad de acceso a ayudas europeas procedentes del primer pilar.

 

            Hasta ahora se podía acoger al Art. 68, la llamada ayuda a la calidad que representaba aproximadamente unos DIECINUEVE CÉNTIMOS por kgr producido. Esta ayuda desaparece, aunque es cierto que se va a acoplar en parte a los derechos de pago de base de los agricultores, pero lógicamente sin la obligación de cultivar tabaco.

 

            Según Asajam quedarán, si la Comunidad Autónoma así lo aprueba, como única posibilidad de percepción de ayuda, las líneas agroambientales del eje 2. Éstas actualmente suponen unos 800 euros por hectárea, lo que viene a representar en torno a los dieciocho céntimos por Kg.

 

            El colectivo de agricultores extremeños  cree que el tabaco,se queda desnudo frente al mercado. Esto es, si el precio de venta es superior al de producción, y es más rentable que otros cultivos seguirá produciéndose.

 

           Asaja ha expuesto que el coste de producción según todos los estudios realizados, en los que incluso ha participado CETARSA, está en torno a los 2,49 euros Kg para el mejor de los casos, con secaderos de biomasa y utilización de hueso de aceituna como combustible, que por cierto, este año se ha disparado. El precio de compra se situaría en el mejor de los casos para tabacos Virginia de alta calidad en torno a los 2,18 euros Kg. Esto supone que a cada Kg. de tabaco se le pierde 31 céntimos, que no llega ni a la ayuda que a través de algún programa agroambiental pudiera llegar y que por cierto se tardan en cobrar DOS años y a partir de la nueva Reforma incluso TRES.

 

          Para Asaja que considera que la política de Cetarsa es nula,   la solución está en el precio de compra y la solución está en manos de CETARSA que es la compradora de aproximadamente el 92% del tabaco español.

  


           Asimismo, se denuncia en la nota de prensa que »  CETARSA se ha convertido en un auténtico “cementerio de elefantes” en la cual no prima en absoluto una visión de futuro. Se está limitando a no tener problemas, a “mal negociar “con las multinacionales y a salvar sus cuentas sin ver que esto se acaba. Frente a esta situación, en otros países  el precio de compra se ha incrementado desde un DOCE hasta un CATORCE por ciento. Aquí, este año se han limitado a incrementarlo en un CUATRO por ciento presumiendo incluso de “salvadores de la patria”, cuando es el mismo precio que se cobraba hace dos años.Se está poniendo en juego no solo a los más de cuatrocientos trabajadores que emplea esta empresa, sino también el futuro de casi tres mil cultivadores y el empleo de casi veinticinco mil trabajadores en el sector».

 

            ASAJA EXTREMADURA solicita al Presidente del Gobierno de Extremadura, la intervención inmediata junto con la SEPI, accionista mayoritaria de CETARSA, a intervenir esta empresa, » para dotarla de profesionales cualificados y eficaces con capacidad de negociar con las multinacionales y así asegurar la viabilidad de un cultivo fundamental para nuestra Región», concluye el comunicado.

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta