VERGÜENZAS AJENAS

Comparte en redes sociales

La
palabra Vergüenza
, que proviene del latín verecunda, es la turbación del ánimo
que se produce por una falta cometida o por alguna acción humillante y
deshonrosa, ya sea propia o ajena. Es un sentimiento que suele
 encender el color del rostro, dejando en
evidencia a aquel que lo padece.
  A veces
la vergüenza suele estar asociada a la timidez personal de quien no gusta de
mostrar en público ciertas facetas de su propia forma de ser o personalidad.,
por lo tanto, suele estar asociada a la
timidez que lleva a no querer mostrarlas en
presencia de otros, en público.. Asimismo la vergüenza está vinculada a la
  dignidad o a la autoestima: “Ese político  no tiene vergüenza: habla de defender una
postura y se inclina hacia otra y sin justificación alguna

 

      También existe la vergüenza ajena que se
siente por la falta cometida por otra persona o por el ridículo que hace otra
persona

 

  Muy claras y contundentes han sido las
palabras del Papa “Sólo me viene la
palabra vergüenza, es una
vergüenza”,
así se ha referido al hablar de lo de  Lampedusa, tras conocer la magnitud de la tragedia. “Hablando de crisis,
hablando de la inhumana crisis económica mundial, que es un síntoma grande de
la falta de respeto por el hombre, no puedo dejar de recordar con gran dolor
las numerosas víctimas del enésimo trágico naufragio ocurrido hoy cerca de
Lampedusa”, ha dicho el Pontífice  invitando a “unir los esfuerzos para que
no se repitan tragedias similares” ya que “sólo una decidida
colaboración de todos puede ayudar a prevenirlos”.

 

       El
drama humano que refleja esa catástrofe conmueve a todas las gentes de buena
voluntad y las palabras del Papa Francisco al hablar del sentimiento de  vergüenza está haciendo patente  la exigencia de soluciones eficaces a los
poderes públicos, ya sea la Unión Europea o los Estados, que no pueden lavarse
las manos ni desviar la responsabilidad de unos a otros..

 

  También se siente se siente vergüenza ajena  ante situaciones inexplicables que se producen
por razones de índole política, de ideas,  y que se producen arropándose en anónimos de
cobardía  para insultar a personas que
ejercen una función pública,

 

        Otro tanto sucede y produce  vergüenza  hechos más cercanos y no tan trágicos, se
siente vergüenza ajena, cuando por ejemplo se oye al  Sr. Mas,  hablar. sobre la historia de Cataluña desde el
año 1714, porque no es verdad tal cual lo dice.

 

         Se siente vergüenza y es una auténtica
desvergüenza que aquellos  mismos
empresarios y financieros que en su día apoyaron el Estatuto soberanista de
Pascual Maragall y criticaron sin piedad al Tribunal Constitucional por
defender la Nación española y luego  no
le dijeron a Arthur Mas que no diera el salto al vacío de la ruptura, y también
los que ahora no le exigen que rectifique y regrese a la legalidad constitucional.
y muy al contrario  piden que quien
rectifique sea Rajoy.

 

Y termino sintiendo
vergüenza propia por el resfriado tan horroroso que me viene atosigando desde
hace mas de una semana. .


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.