HERIDAS NUEVAMENTE ABIERTAS

Comparte en redes sociales

En Estrasburgo,  nuestros socios comunitarios, que supuestamente
habrían de estar del lado de la justicia y la paz, se acaban de congraciar con
quienes han sometido al imperio del terror a toda España que en un continuo
estremecimiento ha vivido durante muchos años el dolor de los actos
sanguinarios de ETA..

 

     Se ha
desairado a un país democrático que, en un momento dado, cuando ETA más
asesinaba, decidió acabar con las ventajas penitenciarias para los terroristas.
La doctrina Parot, que sirvió para endurecer las penas e impedir las
excarcelaciones de terroristas históricos, lo más lógico y justo, según el sentido
común.

 

     Una sentencia de laboratorio dictada por
jueces foráneo, entre los que se encuentra el Magistrado español Luis López
Guerra, nombrado para ese Tribunal por el Gobierno de José Luis Rodríguez
Zapatero y que dicho sea de paso, es cierto, como dice Félix Pinero en digitalextremadura,  fué candidato a Rector de la Universidad de
Extremadura, en la que fue profesor de Derecho entre 1978 y 1995, se presentó
en las segundas elecciones para el máximo cargo universitario, celebradas el 30
de octubre de 1981, para suceder al Dr. Andrés Chordi Corbo, Menos mal que
perdió, porque sino ahora, tendríamos que sentir vergüenza de un Rector de
nuestra querida Universidad de Extremadura..


       Esta sentencia aparatosa en sí misma,
contradice la llamada doctrina Parot, que contaba con el apoyo de los
principales partidos españoles.


 El terrorismo de ETA lo creíamos  pasado y lo han entendido hasta ellos. Ahora
el problema se limitaba a las interpretaciones, a la forma de darle el
carpetazo definitivo. La sentencia de Estrasburgo no altera lo fundamental (el
fin de ETA), pero hurga en viejas heridas y las vuelve a abrir.

 

  En tres
ocasiones se negó el PSOE a suprimir los beneficios penitenciarios e implantar
el cumplimiento íntegro de las condenas.. Lo planteó en el Congreso Alianza
Popular en 1986 y 1987; y el Partido Popular en 1991.Iniciativas que recibieron
sistemáticamente el voto en contra de los socialistas. Si se hubiera hecho lo
correcto entonces, las víctimas no tendrían que soportar hoy las risas de hiena
que se han dibujado en los rostros de los proetarras.

 

 En 2003, cuando el PP tuvo mayoría absoluta,
se puso fin a esta burla, pero sin posible aplicación retroactiva. En 2006, el
Tribunal Supremo alumbró la justa, equitativa y eficaz doctrina Parot. Y como
lamentablemente los errores se pagan y los errores históricos pasan factura
antes o después, estamos ante el espectáculo de la decisión del Tribunal de
Estrasburgo.

 

 Pero ahora son las víctimas de ETA de
quienes  hay que preocuparse, no de los
terroristas, porque ellas han vuelto a sentir, un tremendo mazazo al dolor del
que nunca se repondrán ante la pérdida irreparable de los seres queridos,
volviéndose a reabrir viejas heridas. Y es necesaria la fime actuación del
Estado, reforzando su acción judicial y policial, para evitar el dolor de la
humillación sufrida ahora por las víctimas..

 

 

 

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.