Villafranca inaugura un memorial a las víctimas de la represión franquista

Comparte en redes sociales

El alcalde de la localidad, Román Ropero Mancera, ha inaugurado esta mañana en el cementerio municipal un monumento conmemorativo en homenaje a las víctimas de la represión franquista, que recoge los nombres de 327 hombres y mujeres represaliados durante la guerra civil, y cuyos mármoles en los que figuran flanquean al inaugurado en mayo de 1987 “a todas las víctimas en defensa de la libertad”.

[Img #31285] En su intervención, Ropero ha
subrayado que, con “el homenaje, se reconoce la presencia de
  nuestro pueblo” y se pretende
“devolver la vida a quienes les fue arrebatada por la represión” y
“prevenir del olvido tesis negacionistas”.
  El alcalde ha sintetizado que el monumento
trata de “promover la conciencia cívica en un marco de tolerancia y
libertad” y
  supone, a la vez,
“un acto de reconciliación para recordar y difundir a los desaparecidos”
y recalcó su voluntad de seguir defendiendo la memoria frente al olvido”.


            En el acto intervinieron también el presidente de la Asociación de la Memoria Histórica de Extremadura (AMHEX), José Manuel Corbacho Palacios, quien significó que “el Memorial era una reparación
simbólica que no admitía más demora” y recordó que, entre los
represaliados, se encontraba la maestra natural de Zorita (Cáceres), Catalina
Rivero, de 35 años, “asesinada por educar en la libertad”, y para
quien pidió una calle o plaza en la localidad.


            Asimismo, intervinieron Paquita
Matamoros; Dolores Carballo García, familiar de una de las víctimas; y el
historiador Francisco Espinosa Maestre quien, el 28 de marzo pasado, entregó el
listado en el registro del ayuntamiento, tras las investigaciones realizadas
por él mismo y por Sebastián Merino, María del Espino Núñez-Barranco Ruiz y
José Antonio Soler, una listado incompleto que sigue abierto a la investigación
para sumar sus nombres a los que figuran ya inscritos en los dos mármoles que
flanquean el monumento a la memoria inaugurado en 1987.


            Villafranca de los Barros fue una de
las localidades, junto a Badajoz, Almendralejo y Mérida, donde mayor virulencia
adquirió  la represión –el 13 por
ciento, mujeres– y donde no murió ningún hombre de derechas, gracias a la
intervención de mandos socialistas locales y del gobernador civil republicano.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.