A CIELO ABIERTO

Comparte en redes sociales

[Img #32597]A
cielo abierto se respira mejor, con los pies firmes en el suelo, sin perder el
norte y con la mirada oteando el horizonte, tal vez buscando señales de humo,
una chispa suspicaz de certidumbre que me enaltezca
  y me ayude a no rendirme en estos pasos del
camino tan arduos como empedrados, ¿será que el porvenir huele a tierra mojada
que presagia tormenta?


Y
aquí me encuentro escribiendo las primeras palabras en la incipiente hoja de un
libro expedito, destinado a sonreír abiertamente en plena tempestad de
sentimientos, debe ser porque todo se ve radiante detrás de una sonrisa y la
esperanza cobra otro matiz, por muy persistente que sea el temporal y la lluvia
impregne los sentidos, el sol tornará a relucir iluminando los días.


Ya
se hospeda en los estantes de la memoria, las esencias, los suspiros, las
vivencias, las emociones que deparo el eco de trescientos sesenta y cinco días
que volaron fugazmente, como un brisa de aire fresco que empuja el devenir de
los meses, pero irremisiblemente eso ya forma parte del pasado y evocar el ayer
ya no sirve de nada, es correr tras el viento.

Miremos
hacia  el mañana  con la convicción de creer que otro mundo es
posible, que los sueños no acontecen si no se persiguen, no debemos prodigar
nuestras ilusiones, un camino nace a nuestros pies y nos señala el punto de
partida, salgamos a la calle  a cielo
abierto para descubrir que vivir no es esperar que pase la tormenta, vivir es
aprender a bailar bajo la lluvia.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.