Restaurante Nardi en Hervás

Comparte en redes sociales

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de una comida tan completa, una autentica gozada de principio a fin, sin altibajos, ni un solo pero a seis platazos (y tres aperitivos) suficientes para darme cuenta que estaba ante uno de los mejores restaurantes de la región.

Nardi abrió sus puertas en el año 1980, de la mano de tres socios, uno de ellos al ser italiano quiso ponerle este nombre en honor al apellido de su Mamma. Otro de los socios se encarga de los fogones y pronto comienza a destacar su cocina regional y sobre todo sus carnes a la parrilla, llegando en el año 1996 a ser reconocido como “Restaurante Extremeño del Año” por la Cofradía Extremeña de Gastronomía.


[Img #32683]


Por otro lado su hijo, Jose Miguel Sanchez Colmenar, decide seguir sus pasos y comienza a prepararse en la recién inaugurada Escuela Superior de Cocina de Plasencia. Terminados sus estudios, se embarca junto con su pareja Vega Serrano en el restaurante placentino La Alacena de Chus. En el año 2005 al faltar ya su padre deciden subir a Hervas para hacerse definitivamente con los mandos de este Nardi llevándolo a cotas todavia más altas que sus antecesores. 

Hoy su restaurante aparece recomendado en la Gourmetour, Guía Repsol y en la Bib Gourmand de Michelin, Jose Miguel también forma parte de la Comunidad Europea de Cocineros, Eurotoques.

Le dan al local un aire más moderno y actual manteniendo algunos apuntes rústicos y colocando frente a su puerta de entrada una importante bodega a la vista y una pequeña barra a la izquierda precediendo una acogedora y bien montada sala.

Como suele pasar en esta deliciosa Villa, siempre hace unos grados menos de temperatura, y pese a las calurosas fechas nos permitió comer en un pequeño velador que tiene el restaurante junto a su fachada en la preciosa calle peatonal Braulio Navas, entrada natural a su centro histórico. 

La carta de Nardi es un fiel reflejo de las maravillas que ofrece nuestra tierra y más concretamente de la zona del Valle del Ambroz, y en ella manda el producto de temporada, lo deja claro con la siguiente frase “Disculpen si no podemos ofrecerle alguno de nuestros platos, dependemos del suministro diario de mercado”. Quesos de la tierra, carnes de ibérico, cochinillo, cabrito del Valle, setas en temporada (en breve comienza el “Otoño Mágico” del Valle), pero no se han olvidado de la parrilla que les dio fama, y sus carnes de retinto con maduración en cámara siguen siendo una referencia. 
Respecto al pescado, en carta únicamente aparece un lomo de bacalao al pil-pil sobre pisto extremeño, dejando de nuevo bien claro que dependerá de lo que consiga en mercado, añadiendo ademas que son traídos desde las mejores lonjas en menos de 24 horas, garantizando que son salvajes y extraídos únicamente mediante procedimientos artesanales de pesca. De esta forma en una zona eminentemente carnívora te puedes encontrar, una dorada, merluza, rodaballo, rape… de un tamaño y frescura sorprendentes.
Dispone de un estupendo menú degustación por 36 Euros y en las cenas de un menú de tapas por 26. 

De aperitivos disfrutamos con un estupendo zorongollo, correcta una espuma de torta del casar acompañado de una rica vichyssoise de calabacín y unas buenas anchoas sobre un carnoso tomate de huerta local.

la+foto.JPGla+foto+2.JPG

Comenzamos con un fantástico gazpacho de cereza servido tras presentar su guarnición en plato, compuesta por tomate, fruta (sandia, melón, mora) rematada con jamón y langostino. Continuamos con un impecable ravioli de manitas de cerdo a la extremeña con miga crujiente, un gran plato indispensable en esta casa y un claro ejemplo de la evolución de su cocina. El arroz caldoso de pollo de corral y verduras estaba en su punto, gustoso su potente guiso y sus piezas de pollo, un arroz para disfrutarlo de plato único.

la+foto+4.JPG

Continuamos con unos cogotes de merluza que eran una hermosura, un puntito pasado más de la cuenta (cuestión de gustos), maravilloso de sabor y frescura bien acompañado de patatas y pimientos de Padrón. Rematamos con una caldereta de cabrito del Valle del Ambroz que me supo a poco, espectáculo de carne y guiso, otro plato para disfrutar y disfrutar con un buen tinto y una buena siesta… .

la+foto+1.JPGla+foto+2.JPG

El postre no baja un ápice el nivel, fantástica tarta de manzana caramelizada acompañada de helado de vainilla.
La carta de vino es amplia y tiene algunas referencias y denominaciones interesantes que demuestran la inquietud de Vega, su responsable, por tener una bodega actualizada y diferenciada de las clásicas cartas que inundan nuestra región.  Los comensales que me acompañaban acostumbran a estas ultimas y pidieron un correcto crianza de Ramon Bilbao.

El servicio es otro de los puntos fuertes de esta casa, se nota y mucho cuando la pareja propietaria esta al pie del cañón, Jose Miguel a los mandos de su cocina y su señora Vega a los mandos de la sala. Toda amabilidad, profesionalidad y atenciones para hacer disfrutar a su comensal desde que entra por la puerta. 

No se puede pedir más, un producto de primera, una sorprendente cocina actual sin quitar protagonismo a la excelencia de ese producto y estupendamente atendidos, en resumidas cuentas, uno de los grandes restaurantes de Extremadura situado en uno de sus más hermosos rincones. 



Calle Braulio Navas 19
10900 Hervas
Tef. 927 481 323
www.restaurantenardi.com


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.