UGT: La retirada de activos propicia el descenso del paro

Comparte en redes sociales

La causa principal del descenso del desempleo en el cuarto trimestre de 2013 no es la recuperación, al contrario, es el abandono del mercado de trabajo, bien por emigración, bien por desánimo de las personas que buscan empleo. Extremadura no les ofrece oportunidades. UGT Extremadura califica de fracaso el balance del año 2013 en cuanto a la recuperación y a la generación de empleo en la región. Aunque el paro haya bajado en términos interanuales, su origen está en la caída de activos, no en la creación de empleo. Hay menos parados porque hay menos extremeños.

El optimismo de la recuperación del Gobierno extremeño no llega al ciudadano. Las alarmantes cifras de desempleo en Extremadura son consecuencia entre otras razones de la política económica que se está aplicando para salir de la crisis. De forma inusual la población activa se ha reducido de forma muy preocupante en el último trimestre del año en 16.600 personas (-3,25%, diez veces la media nacional). Es un descenso de gran entidad que debe ser analizado en términos de cansancio o desesperación por parte de las personas paradas que han agotado todas sus expectativas a la hora de buscar un empleo y que se cuantifica en 7.900 activos menos. A ellos se unen otros 8.700 activos que, posiblemente, han emigrado. Volvemos a épocas pretéritas donde la esperanza estaba en otros lares, volvemos a ser una tierra exportadora de capital humano, volvemos a descapitalizarnos. Y esto nunca será solución.


Por su parte, otro hecho preocupante es que los empleos continúan desapareciendo en Extremadura (-6.400). Las cifras de la EPA del cuarto trimestre vuelven a ser reflejo de un desastre económico que se traduce en la continuidad de la caída de la actividad. En la comparativa interanual, la caída de empleos se reduce a 600 puestos de trabajo, no hay cambio de tendencia, sólo reducción del ritmo de pérdida de ocupación.


Los ocupados bajan en todos los sectores económicos, fundamentalmente en los servicios (-3.200) la construcción (-2.200), la industria (-800) o la agricultura (-200).


Descienden el volumen de asalariados en 5.300, 5.700 menos en el sector privado y 400 más en el sector público. La desaparición de asalariados en el sector privado hace que la tasa de temporalidad baje desde el 34,9% del tercer trimestre hasta el 33,5% de fines de año.


Como consecuencia de los adversos datos anteriores, el paro baja en 10.200 efectivos hasta situarse a fines de 2013 en 160.100 personas. Son 13.600 desempleados menos que hace un año. Resulta cierto lo que aseveró el Sr. Monago: es la primera vez que se reduce el desempleo en los últimos años, pero hacerlo así, a base de expulsar personas, no tiene mérito, en todo caso es un demérito. Hay 10.100 paisanos que en el último año se han ido de Extremadura y ello invita a una reflexión crítica.

Baja el paro fundamentalmente en los varones (-9.700) muy por encima de las mujeres (-500). Nuevamente el origen de esta desigualdad hay que buscarlo en el caso de los varones no en una significativa creación de empleo (+900) sino en el derrumbe de activos (-10.600). En el caso de las mujeres la menor cifra de paro se debe también exclusivamente a la reducción de activas (-7.800).

Acabamos 2013 con una tasa de paro del 32,29%, lo que significa que seguimos siendo la tercera Comunidad con la tasa de paro más alta del conjunto nacional. LA tasa de los menores de 25 años se sitúa en un insoportable 55,93%

El 58,3% de los parados llevan más de dos años en el desempleo. Hace un año eran el 55%. En el último trimestre su volumen ha descendido en 5.900 personas fruto de la retirada de activos. El paro de larga duración es ya un problema crónico de la región. Son más de 56.400 las personas que llevan más de dos años en paro y las nulas expectativas hacen que se cansen de buscar un empleo.

La rebaja del desempleo se centra fundamentalmente en dos sectores: los demandantes de primer empleo y parados de muy larga duración (- 6.500) y la construcción (-4.100). Se trata, una vez más de una bajada por abandono. También baja en la industria (-500), mientras que sube en los servicios (+1.000) y en la agricultura (+100).

UGT Extremadura considera que las políticas de ajuste y recorte siguen sin dar resultados positivos. La mayoría de la población extremeña no se beneficia de la mejoría que nos quieren vender nuestros gobernantes. Detrás de este escenario de “optimismo generalizado”, está la realidad, la que percibe el ciudadano y en Extremadura crece la pobreza y crecen las desigualdades sociales Para que la recuperación económica llegue al ciudadano es necesario cambiar el modelo productivo y aunar esfuerzos en la defensa de un modelo social y económico justo e igualitario.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.