CAMBIAR LA HISTORIA

Comparte en redes sociales

Monago dice que hay que
aclarar la oposición de Mejuto para no ahondar en la “herida” entre
políticos y ciudadanos El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, ha
considerado que en el tema de la oposición a la que concurrió la ex consejera
socialista María Jesús Mejuto lo que hay que hacer a su juicio es aclarar lo
ocurrido, para evitar que se siga “ahondando” en la
“herida” entre la clase política y los ciudadanos. Ha reconocido así
que a él dicho tema “no” le agrada porque, con independencia de que
se refiera a una consejera nombrada por el PSOE y de que las oposiciones en
cuestión fuesen convocadas en periodo de gobierno socialista, “al final
sigue ahondando en esa herida entre la clase política y los ciudadanos”.
“Y por lo tanto —ha añadido— estas cuestiones lejos de justificarlas lo
que hay que hacer es aclararlas, y eso es lo que tiene que hacer en primera
instancia el tribunal que en este caso intervino en la oposición”.

 

   
Tiene razón, lo significativo es que diciendo una gran verdad, está
admitiendo que existe un desencuentro entre la clase dirigente o política y los
ciudadanos. Por ello yo me pregunto, ¿donde está la razón de la existencia de
ese desencuentro? De todas formas, en el caso de que un  supuesto como ese de la oposición de la Ex
Consejera, tuviera algo censurable, no serían todos los políticos los
responsables, sino exclusivamente aquellos que actuaran en ese supuesto.

     Es
habitual repartir la responsabilidad de algo que es de un individuo, al
colectivo al que pertenece. Recuerdo que en años escolares, un alumno cometió
una gamberrada  `propia de la edad, una
jugarreta infantil, por la que en la vecindad se dijo que todos los alumnos de
aquel Colegio éramos unos gamberros, Hay una aseveración popular que dice: “Si obras bien hablarán bien de ti, si
obras mal, hablaran mal de tu Grupo”
, Por lo tanto es injusto decir que
todos los políticos son iguales cuando alguno de ellos comete una  acción indeseable o reprochable..                                                   

 

La política es una
rama de la moral que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una
sociedad libre, compuesta por hombres y mujeres libres, resuelve los problemas
que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común.

 

      Pedro
de Lorenzo, en su “Libro del Político” dice “…: no olvidar que la tarea política es una actividad de las  más señeras y humanas de todas cuantas un
hombre o mujer puede ejercer.”

                                                                          

. No es de recibo que se entienda, que  estar en política, es un medio de vida para
medrar y conseguir beneficios personales, cuando la política es una función
noble por la que el que la ejerce, ha de tener como norte el servicio
desinteresado a la sociedad ,a ella se llega voluntariamente  y es el arte de hacer lo posible para
contribuir al bienestar de la comunidad, siendo por ello  una función cargada de nobleza.

 

  Lo
grave es que a todos los políticos, se les mide por el mismo rasero, y esto ya
es absolutamente injusto, pues  no todos
son iguales, la gran mayoría de los hombres y mujeres, que están en
ayuntamientos, diputaciones, asambleas regionales, Congreso o Senado, la
mayoría de ellos, digo,  son gentes
honestas y honradas.

 

      Esta historia debe ser cambiada y ajustarla
a sus justos términos

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.