JORNADA LABORAL DE LOS FUNCIONARIOS

Comparte en redes sociales

Llevo ya un tiempo trabajando sobre una propuesta de cambio en las relaciones laborales entre los empleados públicos y la administración. Se hace necesario alcanzar un gran acuerdo general basado en la mutua confianza. Probablemente uno de mis grandes errores fue la excesiva segmentación de la negociación que te hace perder una perspectiva global. Uno de los asuntos a acometer es la organización de la jornada laboral. Si lo que interesa es la mejora en la eficacia y la eficiencia de la administración, el empleado público es la base para lograrlo. Deben introducirse fórmulas de flexibilidad en la jornada con una parte de obligado cumplimiento horario y otra que pueda el trabajador adaptar a su realidad con el fin de conciliar adecuadamente la vida laboral y familiar. Que un trabajador pueda organizar parte de su jornada en computo anual, podría traer aparejada la posibilidad de ganar días de libre disposición a cambio de prolongaciones de jornada  en otros. El gran cambio de la administración pública llegará el día que cambiemos la mentalidad y eso exige una mayor implicación de los trabajadores en la organización. La excesiva jerarquía trae como consecuencia el exceso de los que mandan y la inhibición de los mandados. Hay que introducir elementos de competitividad, de los que otro día hablaré.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.