La Sociedad Extremeña de Aparato Respiratorio recomienda la vacuna de la gripe a los grupos de riesgo

Comparte en redes sociales

La Sociedad Extremeña de Aparato Respiratorio (SEAR) ha recomendado la vacuna de gripe estacional para todos aquellos que pertenezcan a un grupo de riesgo y a los profesionales sanitarios, establecer medidas de aislamiento respiratorio en los domicilios a los pacientes afectados, e insistir en el lavado de las manos.

En
caso de que aparezcan síntomas de alarma como la dificultad para respirar,
deterioro del estado general o alteración del nivel de conciencia insisten en
acudir a Urgencias.

 

Los
pacientes más vulnerables a la gripe son los ancianos y aquellos con
enfermedades crónicas como la EPOC, el asma o la insuficiencia cardiaca y son
ellos en los que se incide en las campañas de vacunación  cada invierno. 

 

Sin
embargo, se conoce por la experiencia de años previos que la gripe A puede
afectar a personas más jóvenes y ocasionar cuadros de neumonía grave que
requieren ingreso en el Hospital, 
medidas de aislamiento respiratorio, tratamiento en Unidades de Cuidados
Intermedios Respiratorios y en los casos más graves en Cuidados Intensivos.

 

Estos
casos son los que más alarma generan al aparecer en los medios de comunicación
y, además, tienen de especial que por requerir aislamiento respiratorio pueden
ocasionar colapsos en urgencias y áreas de hospitalización.

 

Algunos
factores de riesgo que se han identificado para tener neumonía grave por gripe
A son la obesidad, el asma, el tabaquismo y el embarazo.

 

La
vacunación es altamente eficaz en prevenir la gripe en los grupos de riesgo
mencionados y por ello desde la Sociedad Extremeña de Aparato Respiratorio recomiendan
claramente su administración, aunque la vacuna no es la única medida posible
para prevenir la propagación de la gripe.

 

Otras
actuaciones que recomiendan en el caso de que algún miembro de la familia o
comunidad comience con un cuadro sugestivo de gripe con mucosidad nasal
abundante, dolor de cabeza, dolores musculares, tos y fiebre son: iniciar
tratamiento con antitérmicos y proporcionar una adecuada hidratación al paciente;
mantener en la medida de lo posible un aislamiento respiratorio en casa; Taparse
la boca al toser, mejor con el antebrazo que con la mano; Evitar contacto con
ancianos y personas con enfermedades crónicas 
y lavado de manos.

 

La
Sociedad recomienda también que el tratamiento en los casos leves de la
enfermedad sean instaurados  y
controlados por el médico de Atención Primaria, pero si el paciente tiene falta
de aire, deterioro del estado general o alteración del nivel de conciencia
debería ser evaluado en un Servicio de Urgencias hospitalario donde se pueda
realizar un análisis de sangre, radiografía de tórax y valoración del nivel de
oxigenación de la sangre. 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.