El hijo a la cárcel, la madre a la residencia y el perro, a la calle

Comparte en redes sociales

La protectora El Refugio rescata a “Curro”, un perro abandonado tras doce años de vida en familia.El Refugio alerta de que ni las Administraciones públicas, ni las personas de su entorno,
han sido capaces de prestar ayuda a un animal completamente desvalido.El Refugio lanza un llamamiento urgente a la reflexión sobre la gestión de los abandonos de animales
producidos por el duro momento que azota a nuestra sociedad.

[Img #33774]Es obvio que nuestro país está viviendo la etapa más difícil de sus últimas décadas y que esto que vienen llamando “crisis” está provocando situaciones de las que resulta muy complicado sobreponerse. La combinación de pérdida de empleo y falta de recursos está dando pie a una interminable cadena de desahucios. Circunstancias en las que tomar las decisiones que permitan  poder seguir adelante se perfila a veces imposible. La protectora El Refugio nos revela hoy uno de los muchos casos de abandono animal, fruto de nuestro desastre económico.



“Curro” es un perro que ha vivido 12 años en Navalmoral de la Mata, su dueño ingresó en prisión hace un año y hace catorce días trasladaron a su madre a una residencia de ancianos, convaleciente por un avanzado proceso de Alzheimer. El resultado final ha sido que “Curro” ha quedado abandonado en la calle. Nadie se ha hecho cargo de él y ha permanecido durante cuatro días sin moverse del portal de la que fue su casa. Lejos de recibir ayuda por parte de nadie, lo único que encontró fue escobazos de algunos vecinos a los que, al parecer, molestaba su presencia. Quizás cabe preguntarse si hay algo que como sociedad estamos haciendo mal en la forma de tratar a los animales con los que convivimos, haciéndoles pagar, en muchas ocasiones, el precio más alto por nuestros problemas o errores.



Tras rescatar a “Curro” de su abandono, El Refugio lanza una llamada a la reflexión y la responsabilidad por parte de los propietarios de animales, Administraciones públicas, vecinos, amigos, conocidos o cualquiera que pase al lado de un animal que requiera ayuda: no podemos negársela, no es una obligación pero sí un deber moral y un acto de humanidad.



Afortunadamente existe tanta o más gente que ama a los animales, como la que los ignora. Una buena muestra de ello es que tras el llamamiento de la protectora en las redes sociales, “Curro”, hoy, ya tiene una familia que lo ha adoptado (Mari Carmen y Pedro).



 

“Los animales no son objetos de los que podamos deshacernos a nuestro antojo, son seres vivos con sentimientos y derechos. Seres que se entregan a nosotros día a día, con absoluta generosidad y fidelidad. Tener un animal no es como comprar unos zapatos o un exprimidor de frutas, implica asumir una serie de responsabilidades que hay que cumplir durante toda su vida; una de ellas es no abandonarlo jamás. Y es necesario recordar que  gran parte de los animales que son abandonados acaban muriendo en las calles o en las perreras, podríamos decir que en el mismo momento que decides abandonar a un animal, en gran medida, estás firmando su sentencia de muerte”. Declaró Nacho Paunero (Presidente de El Refugio).

 

 

Puedes ver imágenes  de “La historia de Curro” en El Refugio TV la primera televisión de los animales www.elrefugiotv.org


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.