FABAS CON ALMEJAS

Comparte en redes sociales

Reconozco que como más me gustan las fabas es con compango, nuestra fabada asturiana que forma parte de nuestra gastronomía y cultura. Pero también reconozco que con almejas, con langostinos o con verdura resulta más ligera y digestiva. Es tiempo de platos de cuchara, calientes, con caldo, para combatir el frío.

Las legumbres son básicas en nuestra dieta. Y este plato es ideal para disfrutar de una fabas sin excedernos con las grasas, solo lleva un poco de aceite de oliva y lo demás es caldo y almejas. El secreto: como siempre un fuego lento que mime la cazuela.


Espero que os guste.

DSCN4339.JPG

INGREDIENTES:

1/2 kg. de fabas
400 gr. de almejas
Caldo de pescado (aquí os dejo la receta)
1/2 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
Unas  ramas de perejil
Un sobre de azafrán
Vino blanco
Aceite
Sal

PREPARACIÓN:

La noche anterior pondremos las fabas a remojo, el agua tiene que cubrir completamente las fabas (como un palmo por encima de las fabas), ya que con el remojo éstas crecen bastante.

Al día siguiente haremos el caldo (también podemos prepararlo el día anterior o bien si lo tenemos congelado lo sacaríamos del congelador la noche anterior).

En una olla amplia ponemos las fabas, las cubrimos con el caldo que tiene que estar frío.

Picamos la cebolla  muy menuda, la echamos a la pota y añadimos un buen chorro de aceite de oliva.

Las tapamos y dejamos que se hagan aproximadamente entre dos horas y dos horas y media a fuego muy suave. Movemos la pota de vez en cuando. Durante la cocción pondremos el azafrán a calentar sobre la tapa de la pota, con los dedos apretamos para que se nos muela un poco las hebras y lo echamos a las fabas.

Cuando estén casi listas, preparamos las almejas.

Las lavamos bien. Para ello, las echamos en un bol con agua y sal, las dejamos unos 30 minutos, las movemos bien por si tienen algo de arena que las suelten, las aclaramos bien con agua fría.

En una sartén ponemos un poco de aceite, cuando esté caliente echamos el ajo muy picado, dejamos que se haga un poco a fuego muy suave pero que no coja mucho color. Cuando esté vertemos un chorro de vino blanco, esperamos a que se evapore el alcohol y añadimos el perejil picado. Lo dejamos cocer todo unos 5 minutos. Por último incorporamos las almejas, tapamos y esperamos a que se abran. Cuando estén abiertas volcamos todo sobre las fabas y dejamos que se haga unos 10-15 minutos, siempre a fuego muy lento.

Se sirven muy calientes.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.