Rocío Ramos-Paúl inicia las charlas sobre psicología del Gabinete de Psicología Séfode

Comparte en redes sociales

Bajo el título “Límites y Hábitos en Educación”, las psicólogas Rocío Ramos-Paúl y Noelia Martín han compartido experiencias sobre problemas en los menores como la hiperactividad, la desobediencia, el control de la ira. o la forma adecuada de utilizar estímulos y recompensas.

[Img #34188]La reconocida
psicóloga Rocío Ramos-Paúl, conductora de varios programas de televisión a
nivel nacional sobre conducta infantil y autora del “Manual de Supernany” entre
otras publicaciones, ha sido la ponente invitada de la primera charla sobre Psicología del Gabinete de
Psicología Séfode
, que ha tenido lugar esta mañana en el Complejo Cultural
San Francisco de Cáceres.


Acompañada
por la directora gerente de Séfode, Noelia Martín, y ante más de 400 asistentes,
ambas psicólogas han conversado sobre algunos de los problemas más habituales
en los menores, como la hiperactividad, la desobediencia, el control de la ira,
o la forma adecuada de utilizar estímulos y recompensas y han expuesto la forma
más eficaz de abordarlos utilizando las técnicas de modificación de conducta
más adecuadas.


Así mismo,
Rocío Ramos-Paul y Noelia Martín han tratado, desde el prisma del coaching
académico, aspectos de la formación de los menores como la planificación del
tiempo dedicado al estudio, las técnicas para obtener el mayor rendimiento, la
elección de las clases particulares o la falta de hábitos en los estudios.


Cabe
recordar que han sido los propios asistentes los que han diseñado el contenido
de la charla, al tener la posibilidad, durante el proceso de inscripción, de
hacer llegar a los organizadores las situaciones que más les preocupaban o los
temas que más interés les suscitaban.


La charla,
que ha sido presentada por Victoria Bazaga, ha contado con la colaboración de
la Diputación de Cáceres, de Extremadura Business Angels y de la empresa de
organización integral de eventos “e de eventos”.


HIPERACTIVIDAD, CONTROL DE LA IRA, ESTIMULOS Y RECOMPENSAS


En opinión
de ambas psicólogas, la hiperactividad
es una enfermedad que preocupa cada vez a más padres y educadores, pero esta
preocupación no está justificada por un aumento de los casos. “Hay afecciones
que se ponen de moda”, explicó Rocío Ramos-Paul, pero para tener la certeza de
que estamos ante un caso de hiperactividad deben “ponerse de acuerdo
psiquiatra, neurólogo, psicólogo, colegio”. “Un niño que sea inquieto no tiene
por qué ser hiperactivo, es un trastorno que tiene otros componentes”, añadió.


En ese
sentido, Noelia Martín afirmó que “tenemos que tener en cuenta que la
hiperactividad es un trastorno de origen neurobiológico que tiene asociados síntomas
como la inatención, la hiperactividad y la impulsividad entre otros.
Puede darse una falta de concentración, que los
niños tarden demasiado en realizar tareas que requieren un esfuerzo mental
sostenido, que pierdan objetos con relativa frecuencia, que no puedan estarse
quieto o un exceso de movimiento sobre todo de manos y pies. Pero debemos tener
muy claro que el diagnóstico sólo puede hacerlo personal cualificado y a partir
de los 6 años.


Sobre el control de la ira en los niños, “lo que
conocemos normalmente como rabietas”, afirmó Rocío Ramos-Paul, “debemos tener
en cuenta que existe una etapa, entre los dos y tres años principalmente, en la
que el niño está aprendiendo a decir que no, y los niños de esa edad no saben
contar qué es lo que le pasa. Su recurso es llorar y muchas veces consiguen lo
que se proponen”.


“Por eso
debemos enseñarles que con esas actitudes no van a conseguir lo que quieren, y
nuestra mejor herramienta es la atención que les prestan los padres, porque
hasta los ocho años es su mejor premio, porque somos su mundo. Debemos atender
al niño cuando se comporta como queremos y no atenderle cuando se porta mal.
Con esta técnica lo que enseñamos al niño es a soportar la frustración, y la
tolerancia a la frustración es lo que evita que de adultos seamos agresivos.


Por otro
lado, al respecto de los estímulos,
refuerzos y castigos
, Noelia Martín explicó que “es importante que
trasmitamos normas y límites a nuestros hijos de igual forma que le brindamos
cariño y cuidados. Por marcar una pauta de conducta a nuestros hijos no les
vamos a querer menos, les educamos”.


Así mismo
añadió que “deben premiarse las buenas conductas, sobre todo en los primeros
años, pero hay que medir la intensidad, que los premios no sean excesivos, y no
tienen que ser siempre recompensas materiales. Ocurre lo mismo con los castigos,
deben ser inmediatos, deben cumplirse para que aprendan las consecuencias de
sus actos y deben ser proporcionales. Lo que nunca funciona son las amenazas
como castigarles un año, que es excesivo, y que además al final el castigo solo
dure un día, porque pierden todo su sentido”.


HÁBITOS DE ESTUDIO, CLASES PARTÍCULARES, RELACIÓN CON LOS PROFESORES


[Img #34187]Sobre los hábitos de estudio y la constancia, Rocío
Ramos-Paúl explicó que “el aprendizaje es una curva que debemos mantener. Al
principio va muy bien pero los padres deben aprender a ser constantes desde el
principio, para que cuando sean jóvenes sea más fácil que adquieran hábitos.
Además tenemos que tener en cuenta que no todos los niños aprenden al mismo
tiempo. A veces pensamos que el niño tiene un problema concreto y se resuelve
de repente. Eso es porque cada niño pasa por un proceso distinto y lo pueden
superar más rápido o menos, pero debemos respetarlo”.


Con respecto
a las actividades extraescolares, Noelia
Martín destacó que “siempre es bueno que las realicen porque desarrollan muchas
habilidades en los niños como la creatividad o el trabajo en equipo, pero en
exceso son contraproducentes. Hay niños que vienen a consulta para mejorar su
rendimiento académico y cuando les preguntas sobre su horario de estudio te
dicen que empiezan a las ocho de la tarde porque antes tienen actividades
extraescolares. Eso no es productivo porque los niños no pueden sentarse a estudiar
cuando más cansados están”.


Por su
parte, Roció Ramos-Paul alertó de que “no podemos proyectar en nuestros hijos
lo que nosotros queremos ser o pudimos ser. Debemos negociar con ellos y
permitirles elegir también las actividades les gustan. Tampoco deben ser
excesivas. Creo que los niños no deberían tener más de dos actividades a la
semana”. En ese sentido, bromeó con el público al afirmar que “si quieres tener
en casa un campeón mundial en algo, vete entrenando tú y deja jugar a tu hijo”,
lo que despertó más de una sonrisa.


Por último,
ambas abordaron la relación entre padres
y profesores
. Rocío Ramos-Paúl opinó que “los profesores pueden
equivocarse, y podemos discutir con ellos, pero nunca delante del niño. Porque
estamos echando por tierra una labor que es de las más importantes. Y hay que
ayudarles”.


Así mismo
señaló que “si ha nosotros, como padres, nos cuesta configurarnos como figura
de autoridad, imaginaos a alguien que es ajeno a la familia. Y estamos hablando
del encargado de educar a vuestros hijos porque además es lo que a los niños
les habéis dicho”.


Al respecto,
Noelia Martín añadió que “el profesor es una figura adulta que interviene en la
educación de tu hijo y al que tú le has dado la autoridad para hacerlo. Si
llega un momento en el que desautorizas a esa persona delante de tu hijo, es
muy fácil que el día de mañana tu hijo te desautorice a ti, porque eres su
padre o su madre, pero también una figura adulta para tu hijo”.



Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.