El Yacimiento Arqueológico de Albalat, declarado Bien de Interés Cultural

Comparte en redes sociales

El Yacimiento Arqueológico de Albalat, situado en el término municipal de Romangordo, ha sido declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de zona arqueológica, según se publica en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), al mismo tiempo que se concretan su delimitación y limitaciones de uso.

La
declaración viene motivada, porque se trata de un yacimiento importante para la
comprensión del periodo islámico en Extremadura y en todo el Sur Peninsular,
debido, principalmente, a que se mantiene “fosilizado” desde el siglo XIII y a que
no ha sufrido grandes transformaciones hasta nuestros días, al margen de la
ruina provocada por el abandono y el paso del tiempo.

 

Albalat
es una fortificación de época musulmana instalada sobre una plataforma que
domina la ribera izquierda del Tajo y que permitía controlar el segundo paso
del curso medio del río tras Alcántara. Conocida desde el siglo X, es
mencionada de manera reiterada en las fuentes textuales tanto árabes como
cristianas a partir del siglo XII.

 

Pasó
definitivamente a manos castellano-leonesas hacia 1230 y fue rápidamente
abandonada, aunque su estratégica situación sobre uno de los únicos puntos para
cruzar el Tajo, impidió que cayera para siempre en el olvido.

 

Desde
2009, se están llevando a cabo, todos los años, campañas arqueologicas,
dirigidas por Sophie Gilotte, que han permitido incrementar notablemente el
conocimiento sobre el Yacimiento de Albalat, cuyos elementos particularmente
destacables son las murallas; los sondeos 1 y 2; el barrio altomedieval extramuros,
en el que se ha encontrado el único baño musulmán que se ha descubierto en
Extremadura fuera del ámbito de Mérida; y la necrópolis.

 

La
muralla, de forma poligonal, discurre a lo largo de un perímetro de
aproximadamente 450 metros, que presenta tramos destruidos y un espacio
intramuros de unas 2,5 hectáreas. Particularmente interesantes por el alzado
conservado, si bien en muy mal estado, son las torres 1 y 2 del frente sur.

 

En
el interior del recinto amurallado se han realizado dos sondeos destacables. El
sondeo 1 ha puesto al descubierto los restos de una gran vivienda con fachada
principal sobre una calle pavimentada de forma rudimentaria. El sondeo 2 ha
sacado a la luz diferentes estructuras de las que no se ha podido establecer su
función.

 

La
declaración como BIC implica no solo la protección del bien, sino de un
entorno. En este caso, se establecen como límites de dicho entorno 90 metros
por el norte, sur, este y oeste, concretamente por el sur hasta la actual
carretera Nacional V, excluida esta.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.