CUARTELES DE INVIERNO

Comparte en redes sociales

Hubo un tiempo en que también

me rebelaba contra el cetro

tan execrable de lo injusto,

arrojando a esos molinos

andanadas del  verbo
más venenoso,

y adoquines algún mayo

después del 68…

 

Hoy ya vivo retirado

en los cuarteles de invierno

y contemplo en la distancia

la vergüenza de otros duelos.

 

Para qué vestir a nuestros hijos              

con las prendas de lo utópico

 si ya acabó la última
guerra

y la perdimos?

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.