SENTIR ANDALUCÍA

Comparte en redes sociales

       Veintiocho de febrero, Día de Andalucía, de todos
los andaluces y andaluzas de hecho, de derecho y también de los de corazón.


Hablar de Andalucía me resultaba complicado al
principio, pues siendo niño y joven, se reducía a lo tópico y lo típico dado mi
gran e inocente desconocimiento sobre esta noble tierra pero ahora, viviendo en
esta tierra ya no lo es tanto sobre todo, gracias a su gente que hace posible
que te sientas de inmediato en tu propia casa y eso debo destacarlo como un
agradecimiento sincero a todas y cada una de las personas que habitan en este
noble lugar.


Tierra de conquistas y de conquistadores, tierra
humilde, sencilla y trabajadora. Tierra de gentes, tierra de mar, sierra,
olivos, grandes monumentos donde los hombres y mujeres que vivimos aquí tenemos
muchos retos por delante que alcanzar.


Me preocupa como ciudadano en primer lugar el paro,
un drama social y económico que azota a esta tierra como al resto de España y
es ahí donde debemos poner el acento de nuestro esfuerzo común.


Me preocupa el mantenimiento de los servicios
sociales como la Educación y la Sanidad Públicas que son motor de empleo de
presente y de futuro. Me preocupa estos dos temas pues creo que una sociedad
bien formada e informada es dueña de su futuro pero si ese conocimiento no se
da, los dueños de ese futuro serán otros y no, nosotros mismos y por ello,
debemos luchar con todas nuestras fuerzas para que eso no ocurra.


Cierto es que nos queda mucho que mejorar, que
necesitamos más prosperidad, más cambios, que no debemos conformarnos con lo
que tenemos pero Andalucía venía de un tiempo donde era casi tierra de paso,
tierra tremendamente sumida en la pobreza y que ahora, debe luchar por salir de
esas desigualdades sociales y económicas alzando su voz para hacer de eso algo
posible, algo realizable de verdad.


Nos debe preocupar el futuro y hablar de futuro es
sin duda, hablar de la gente joven que está ávida de conocimientos pero sobre
todo, de oportunidades y por tanto, en lo que debemos centrarnos es en hacer
unas políticas educativas y de empleo mucho más ambiciosas incrementando becas
universitarias y también en centros de trabajo en tiempos de su formación.


Debemos luchar porque Andalucía sea una tierra donde
todos tengamos las mismas posibilidades de acceder a la Información y para
ello, es imprescindible mejorar las comunicaciones y telecomunicaciones
ampliando y mejorando vías de carretera y de tren (gran deuda por ejemplo, la
que se tiene con la Provincia de Granada en esta materia) así como mejorar el
acceso a las nuevas tecnologías.


Pido desde aquí a empresarios españoles y extranjeros
(sin olvidarme de la banca) que inviertan en esta tierra pues necesitamos
sentir la fortaleza de la empresa no sólo la grande sino también las PYMES
ahora que tan castigada está y que bien nos pueden transmitir los autónomos que
tantas dificultades tienen hoy para resistir a duras penas.


No me conformaré nunca con las partidas
presupuestarias que tenga Andalucía mientras haya una sola persona en esta
tierra que pase dificultades para poder llegar a fin de mes, pues entiendo que
la Política es la herramienta que debe hacer posible construir un mundo mejor,
igualitario y más justo pues ninguna tierra de España no debe ser nunca más que
ninguna pues no creo en aquello de “ciudadanos de primera” ó “ciudadanos de
segunda”.


Esta tierra conformada por hombres y mujeres, debe
ser referente también en las Políticas de Igualdad haciendo posible que no sea
un hecho diferenciador ser hombre o mujer para cobrar un determinado salario si
están realizando el mismo trabajo ni tampoco sufrir la injusticia de no poder
luchar por sus derechos como el de decidir o no alumbrar una nueva vida.


Quiero destacar la importancia que se da a la
Sanidad Pública en esta tierra donde cada vez hay más centros hospitalarios
públicos frente a privados o concertados, donde hay más y mejores medios
humanos y tecnológicos para facilitar la vida de todos los andaluces. Al hilo
de esta cuestión, quiero destacar también las palabras que escuché de primera
mano, allá por el mes de noviembre de 2013 en el Congreso Regional del PSOE de
Andalucía al que tuve la suerte de asistir, por parte de la Secretaria General
del PSOE de Andalucía y Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz donde
señalaba algo que esconde la Derecha: el Estado invierte 3 € por persona en la
Sanidad Pública por lo que convendré sin temor a la duda, en que lo público es
barato y además, mejor que lo privado (donde además, cuando se tienen que
enfrentar a casos complicados, éstos lo derivan a lo público en una mayoría de
veces).


Importante para Andalucía es insistir en las
Políticas Europeas sobre todo en la PAC dado que en esta tierra, el mundo
agrario es de vital importancia sin olvidar tampoco que buena parte de productos
que salen de España van a Europa sí, pero muchos de ellos son andaluces (y si
no, pregunten en Almería por ejemplo).


No puedo ni quiero dejar atrás el turismo, una
fuente de ingreso fundamental para el desarrollo de Andalucía donde podemos
destacar con orgullo y sin miedo que tenemos en Granada y en su Alhambra,
concretamente a uno de los monumentos más visitados del mundo al igual que la
ciudad donde además muchos jóvenes vienen a formarse gracias a la excelencia de
su Universidad.


No puedo caer en la desolación ni en la desesperanza
aunque soy consciente de los retos que nos quedan por alcanzar en esta tierra y
que seguro conseguiremos entre todos y todas.


A la Presidenta Susana Díaz (a la que le reitero mi
más claro y decidido apoyo) le pedimos todos y todas que siga con la fuerza que
está demostrando hasta ahora, que no aparque nunca su lucha ni su arrojo, que
se acoja a su valentía para, en coalición con la ciudadanía así como la fuerza
de Izquierda Unida (socio de Gobierno) nos debe llevar a alcanzar mejores cotas
aunque se haya alcanzado una, la de la gran humanidad a tenor de la lucha
contra de los desahucios con una Ley pionera en España pues así se quiere ser
en Andalucía, pioneros en valores humanos porque si algo debe importar a un
buen gobernante es la gente, el ciudadano que cada día pisa la calle.


Andaluces y andaluzas, nadie es dueño de su destino
si se deja de pedir, como dice el Himno, tierra y libertad. Luchemos pues,
todos juntos por ello pues eso es en esencia, sentir Andalucía y que no sea
sólo el 28 de febrero sino todos los días del año.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.