La Torre de Babel

Comparte en redes sociales

Cuenta la leyenda que en una época de nuestra historia,
después del Diluvio Universal todo el mundo hablaba una misma lengua y empleaba
las mismas palabras. Y cuando los hombres emigraron desde Oriente, encontraron
una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Entonces se dijeron
unos a otros: – “¡Vamos!, Fabriquemos ladrillos y pongámoslos a cocer al
fuego”.

 Y
usaron ladrillos en lugar de piedra, y el asfalto les sirvió de mezcla. Después
los hombres decidieron construir una gran torre cuya cúspide llegara hasta el
cielo, desafiando todos los límites que poseían.


  Entonces Dios descendió para ver el trabajo
de los hombres, y al ver la edificación despertó su ira, al ver el orgullo de
los hombres, y la insolencia que esto significaba. De ese modo, decidió
confundir a los hombres sus lenguas, para que no pudieran entenderse. Así los
dispersó de allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la
ciudad.


El
nombre de dicha ciudad fue Babel (que es el nombre bíblico de Babilonia),
porque Dios confundió allí el lenguaje de toda la tierra.

 

   Durante
tres días se ha celebrado el Debate del Estado de la Nación, que cada año se
realiza en el Congreso de los Diputados, las fuerzas políticas representadas en
la Cámara realizan un análisis de la política seguida durante el año por el
Gobierno y exponen sus propios planteamientos y propuestas.

 

 Un debate es un acto de comunicación,  que será 
tanto  más completo y complejo, a
medida que las ideas expuestas vayan aumentando en cantidad y en solidez de
argumentos. La finalidad directa del mismo es la exposición de las posturas de
cada grupo con las propuestas correspondientes Se trata de discutir
ordenadamente, no como en un combate o lucha, sino con una técnica y un modo
formal, por ello existe un moderador que en este caso es el Presidente del
Congreso de los Diputados.

 

  La tolerancia es necesaria en ellos, así como
el respeto y las críticas que se hacen deben ir acompañadas de argumentos y
propuestas, sabiendo finalizar con conclusiones definidas.  Un buen argumento debe aportar apoyo
suficiente para aceptar la conclusión,  Los
debates sobre el estado de la Nación tienen la finalidad de conocer los
proyectos que plantea el que gobierna por un lado, y la oposición, por otro. Pero
esos planteamientos idílicos y formales de lo que debe de ser un debate, están
muy lejos de lo que en la realidad sucede en el desarrollo de  los debates de la Nación.


      El último no ha sido una excepción, la
actuación del líder del mayor Partido en la Oposición, Pérez Rubalcaba ha
realizado una intervención marcada por el catastrofismo y el ataque  frontal contra el Presidente del Gobierno,
haciendo un mal presagio del futuro, con una desmesurada intención, como si
estuviera atrapado en su propio apocalipsis, menospreciando el esfuerzo
realizado por los españoles  para luchar
contra la crisis.


  Rajoy frente a la dura intervención de
Rubalcaba mantuvo un discurso firme y estable sobre la recuperación económica,
también frente a  los nacionalismos
vascos y catalanes en relación con el fin de ETA y la consulta separatista.


 Al final, algunos han preferido sus propios
intereses de partido antes que el bien de la nación, sino ¿Cómo se explica que
un partido Nacional como el PSOE, pueda no votar a favor de la soberanía de la
nación.


      ¿No habrán tenido una confusión de
lenguas como en la construcción de la Torre de Babel, que queriendo llegar
hasta el cielo, olvidan lo más  cercano
como es la defensa de lo nuestro: España?


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.