REIVINDICACIÓN, por Estanislao Martín

Comparte en redes sociales

  La política tiene mucho que ver en
todo lo que se refiere a la igualdad. La Constitución Española en su art. 14
establece la no discriminación por razón de sexo. La traducción de esta no
discriminación en el ámbito jurídico implica la remoción de todos los
obstáculos para conseguir que la igualdad entre mujeres y hombres sea real y
efectiva. Para ello es necesario intervenir políticamente ya que de lo
contrario es complicado cambiar la tendencia histórica del predominio general
del sexo masculino sobre el femenino.

 

 

            No cabe duda que se ha avanzado en
nuestro país en lo referente a la igualdad de género pero todavía hay mucho por
hacer, mucho por defender y mucho por garantizar. La crisis económica ha dado
alas a quienes nunca han creído en esto de la igualdad y que no dudan en hacer
lo posible para que salten por los aires los puntales que soportan las
políticas de igualdad.

 

 

            ¿Qué deberíamos decirle a quienes
piensan que en época de vacas flacas, derechos como los de la igualdad de
mujeres y hombres tienen que pasar a un segundo plano? ¿Deberíamos oponernos
con todas nuestras fuerzas a que se recorten derechos de las mujeres en pos de
no sabemos qué objetivos generales? ¿Qué consecuencias tienen determinadas
actuaciones políticas en relación con los derechos de las mujeres?

 

 

            Cualquier persona demócrata, que
entienda que la justicia y la igualdad son valores esenciales en una sociedad
avanzada, diría que con estas cosas no se juega. No podemos quedarnos con los
brazos cruzados viendo cómo se retrocede en este aspecto. Reformas y
contrarreformas afectan decididamente a la igualdad entre hombres y mujeres. Es
necesario sumarse a las denuncias del fuerte impacto de género en los recortes
presupuestarios que afectan a los servicios sociales, en el desempleo femenino,
la imposición de la segregación educativa, la supresión de la educación en
igualdad, por cuanto suponen un desmantelamiento del estado de bienestar y un
claro retroceso en los derechos conquistados.

 

 

            Los recortes presupuestarios afectan
decididamente a políticas de protección de la mujer en el ámbito de la
violencia de género, siendo esta una lacra de la sociedad actual que es
necesario combatir hasta conseguir que no haya ninguna víctima que sufra o
soporte actitudes machistas.

 

 

            Y este año, en el que el gobierno,
inexplicablemente se ha embarcado en una contrarreforma de la ley del Aborto,
no podemos menos que mostrar nuestra indignación, porque se menoscabe el
derecho de las mujeres a su propio cuerpo y a decidir si desean o no ser
madres. Nos oponemos lo que es un claro retroceso ideológico, planteado en un
momento en el que no viene a cuento, y del que existe una clara oposición
manifestada por la mayoría de las mujeres y por la mayoría de la sociedad. La
cordura, en este y en otros campos, debiera ser la regla por la que se movieran
los políticos que tienen en su mano la potestad legislativa; el consenso y el
acuerdo en cuestiones como ésta deberían anteponerse a posiciones unilaterales o
fundamentalistas.

 

            Estanislao
Martín. Secretario General PREX CREX


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.