EL 8 DE MARZO…NADA QUE CELEBRAR Y MUCHO QUE REIVINDICAR, por Nélida Martín

Comparte en redes sociales

…Soy Nélida Martín, tuve la inmensa fortuna de poder formarme en la Universidad y en la actualidad ostento la representación del Ayuntamiento de mi pueblo. Demasiada responsabilidad y muchos retos en una época complicada por muchas y muy variadas razones pero, sobre todo, por la honda crisis de valores que actualmente sufrimos en esta sociedad en la que la cultura machista impera por doquier….

8
de marzo de 2014. Ya ha llegado una de las fechas clave para nosotras, las
mujeres; también para los hombres pero, sobre todo, para nosotras, las féminas,
esas luchadoras incansables dotadas de una perseverancia innata que hace las
veces de motor y que en todo caso nos impide abandonar la causa; y la causa no
es otra que la de salir a la calle constantemente para reivindicar nuestro
papel en esta sociedad, o la de aprovechar cada momento, en cualquier lugar del
mundo, para alzar nuestra voz y hacer valer nuestros derechos y libertades,
grave y vilmente amenazados!!!

 

Soy
Nélida Martín, tuve la inmensa fortuna de poder formarme en la Universidad y en
la actualidad ostento la representación del Ayuntamiento de mi pueblo.
Demasiada responsabilidad y muchos retos en una época complicada por muchas y
muy variadas razones pero, sobre todo, por la honda crisis de valores que
actualmente sufrimos en esta sociedad en la que la cultura machista impera por
doquier.

 

Me
resulta especialmente inquietante comprobar cómo en tan solo unos años hemos
pasado de ser un país de referencia para otros muchos, precisamente por haberse
legislado y desarrollado políticas públicas en materia de igualdad, a ser un
país cuestionado por la acción recurrente de un gobierno más obsesionado por
llevar a cabo un atropello injustificado de derechos, conquistas sociales y
libertades públicas que por sacarnos del grave y tortuoso escenario de crisis
económica, social y política en que estamos inmersos e inmersas. Dicho de otro
modo: podríamos afirmar que en nuestro país, España, hemos pasado de legislar
para dotarnos de un marco jurídico protector e integrador, promoviendo y
aprobando leyes reconocedoras de derechos y libertades, favoreciendo la
igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres a través de determinadas
instituciones públicas y herramientas e instrumentos técnicos, para pasar a un
estado de alarma y excepción propiciado por una corriente política rancia y
retrógrada que lo más que persigue es la total amputación de esos derechos y
libertades retrotrayendo especialmente a las mujeres hacia épocas pasadas que
ya creíamos casi superadas.

 

Ahora
desigualdad salarial, precariedad laboral, ausencia de corresponsabilidad en el
ámbito de las relaciones familiares y personales, segregación por sexos,
publicidad sexista consentida, recortes presupuestarios para el desarrollo de
campañas de sensibilización, prevención, erradicación y lucha contra la
violencia de género, privar a las mujeres de su derecho a decidir libremente
sobre su maternidad o el desmantelamiento de servicios públicos como la
Educación, la Sanidad y la Dependencia, hacen de la IGUALDAD una verdadera utopía.
Pero, ¿es sólo un problema de actitud de nuestro legislador o, también y lo que
es aún más grave, de una gran parte de la sociedad, que no acaba de entender
que aún nos falta un largo camino por recorrer? 

 

Desde
luego, no cabe duda al respecto, una sociedad avanzada, madura, tolerante,
responsable, justa e integradora sólo se construye sobre los cimientos de la
Igualdad y con la participación, en todos los ámbitos, de mujeres y hombres.

 

 

NÉLIDA MARTÍN
HERNÁNDEZ

Secretaria de Igualdad
del PSOE de Extremadura


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.