Digital Extremadura
Comparte en redes sociales

Qué habría de temer del fuego propagado por tus labios, de
las mentiras que agostaron el rencor hasta la yesca y que me aluden no sé por
qué yo he de defenderme

Acaso los burdeles pretenden a los castos que no acuden?

No entiendo las razones que tuviste, mas no esperes
ofenderme aunque lo quieras y encuentra otra manera de rendirme.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta