UCE alerta de la presencia en el mercado de flotadores y manguitos que no cumplen la normativa de seguridad

Comparte en redes sociales

La Unión de Consumidores de Extremadura (UCE) ha alertado, a través de un reportaje publicado en el número 79 de su revista ‘Consumidorex’, de la existencia de flotadores y manguitos que se venden en el mercado nacional y regional y que “no cumplen la normativa de seguridad”.

Destacan desde esta asociación que los flotadores de cintura son considerados, a efectos legales, como juguetes acuáticos y deben cumplir la normativa con respecto a ellos, que indica que están destinados a ser utilizados en agua poco profunda y que es capaz de transportar o soportar a un niño.

 

Por su parte, recuerdan que los manguitos y chalecos hinchables son aquellos objetos que se utilizan para ayudar a aprender a nadar o para ser usados en aguas profundas.

 

El director provincial, Roberto Serrano, ha hablado sobre el informe ‘La información se hunde’, y ha explicado que todos los veranos la UCE hace una campaña relacionada con el verano, centrada en cuestiones como los baños o el sol.

 

Ha asegurado que es muy importante la distinción entre juguete acuático y elementos para la ayuda a la flotabilidad” o a nadar porque su “regulación es distinta”.

 

Los flotadores deben cumplir requisitos como “informar de procedencia, datos del fabricante, importador o distribuidor” en España; y mostrar una serie de señales de advertencia que indiquen que estos objetos “sólo pueden ser usados en aguas” donde no le cubra al niño, bajo la supervisión de un adulto y con edad mínima “recomendada”.

 

MARCADO CE

 

Toda esta normativa se recoge en un decreto de 2011 y obliga a que todos los juguetes que se pongan a la venta en el mercado español tengan el distintivo del marcado CE.

 

Este marcado es utilizado por el propio fabricante para garantizar los requisitos de seguridad y calidad de la fabricación de ese producto que existen en la Unión Europea (UE).

 

Serrano ha asegurado que es necesario replantearse cómo funciona este marcado CE porque tras examinar, desde la UCE, varios productos acuáticos de este tipo han observado que todos tienen el marcado CE, “pero ninguno cumple la normativa de información al consumidor”.

 

La intención del legislador es “muy buena” porque favorece que los propios fabricantes pasen un control interno de sus productos y que si es correcto le pongan el marcado CE.

 

Asimismo, la conclusión de esto es muy sencilla porque todos los fabricantes de juguetes van a poner el marcado CE en sus productos, cumplan o no la normativa.

 

MANGUITOS Y FLOTADORES

 

La utilización de manguito y flotador da “una falsa seguridad” porque al utilizarlo a lo mejor los padres no saben que no está adaptado a la edad del niño, que tiene piezas pequeñas que pueden ser tragadas o que la caperuza del tapón se puede desprender “con facilidad”.

 

Serrano ha destacado que este tipo de objetos deben tener la información de su envase en castellano para saber cómo se utiliza o para qué edad está recomendado.

 

También otro de los casos más llamativos de los mostrados es un chaleco para ayudar a nadar, que se denomina salvavidas, “algo absolutamente prohibido por la normativa” porque su verdadera misión no es esa.

 

Ha mostrado también un producto de este tipo en el que no se especifica la edad recomendada y es algo que debe aparecer, ya que los flotadores tienen diferentes tamaños de diámetro.

 

Estas advertencias sobre la normativa a cumplir pueden resultar “exageradas”, pero es que el ahogamiento es una de “las principales causas de muerte para menores en la UE”.

 

En este sentido, Serrano ha informado de que en Francia existe una ley desde 2003 por la que se ha reducido el ahogamiento desde ese año en un 75 por ciento, ya que obliga a todas las piscinas privadas a instalar un vallado alrededor de ellas y se convierte así en una de las “principales causas de seguridad”.

 

‘LA INFORMACIÓN SE HUNDE’

 

Serrano ha informado de que con este estudio de la UCE, ‘La información se hunde’ se pretende poner de manifiesto tres cuestiones, como son la necesidad de replantearse la eficacia del marcado CE como garantía para el consumidor de que ese producto que compra cumple la normativa y “no le va a acarrear ningún problema en condiciones normales de utilización”.

 

En este sentido, “es necesario un control por parte de las administraciones más riguroso de que ese marcado CE responda realmente a su intención” de garantizar esa seguridad y cumplimiento de la normativa.

 

La segunda cuestión es denunciar ante los poderes públicos la venta de estos productos que incumplen la normativa en cuestiones “tan elementales” como la información que recibe un consumidor en etiquetado o embalaje cuando los compra y más todavía cuando van dirigidos a menores, donde tiene que ser “más rigurosa”.

 

La tercera cuestión es un llamamiento que se hace a los padres y responsables de niños pequeños porque tienen “la última decisión” y al comprar algo más caro hay que saber los motivos de ello, entre los que se encuentra el cumplimiento de la normativa.

 

 Asimismo, la recomendación de UCE es “muy clara”, que se compre cualquier producto “y más si va destinado a niños” en establecimientos “especializados” que den una garantía.

 

El director provincial ha asegurado que la UCE “no” recibe ninguna queja sobre este tipo de objetos aunque se rompan “a los tres días” porque al comprar en tiendas de tipo asiática se asume que el hecho de pagar poco por un producto implica “no exigir después que cumpla su función”.

 

‘CONSUMIDOREX’

 

El director de la UCE, Javier Rubio, ha informado de que este número 79 de ‘Consumidorex’ incluye una entrevista a los presidentes de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Badajoz y Cáceres, Cecilio Venegas y Pedro A. Claros, a través de la que han manifestado que el copago ha servido para que los consumidores pongan el medicamento “en valor”.

 

El estudio ‘Hogares limpios, ¿hogares sanos’ aparece en la portada de esta revista y habla sobre cómo cada año mueren en la UE 3.000 niños intoxicados por productos químicos, el 90 por ciento de ellos en su propia casa.

 

Este número habla de la nueva ley de tráfico y también se ha hecho una comparativa de tintos de verano, con la denuncia hacia tres de ellos porque incumplen con la normativa vigente de etiquetado.

 

Además, con respecto a la actualidad se dedica un espacio a la devolución en la factura de la luz que se lleva a cabo desde el 1 de julio.

 

Esta devolución se produce y el consumidor no sabe “ni de dónde viene”, ni cómo lo “han sacado”, de este modo las eléctricas y el Gobierno “no hacen nada” para que la ciudadanía entienda el recibo de la luz.   

 

El director de la UCE ha informado de que en la revista aparece  un espacio dedicado a Ecoembes porque en mayo ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración para fomentar el reciclaje de envases en la región.

 

También Rubio ha mencionado que el 19 de julio se cumplen 20 años de la Ley General de la defensa de Consumidores y Usuarios, que surgió por la problemática del aceite de Colza en los años 80 en España y que dio lugar al inicio de las asociaciones de consumidores.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.