OBCECADOS

Comparte en redes sociales

 

 

Obcecados andamos, si, obcecados…

Al son de una desafinada orquesta por supuesto que bailamos.

 

Ocupa alguna desdicha cada rincón borrando la sonrisa

de los rostros normales con tanto desatino…

Un olor nauseabundo es el que se respira:

crisis, corrupciones, calvarios, sinsabores, triste sino…

 

También la luna parece que perdió su luz

y las estrellas huyeron a otro lado,

mientras cerradas nubes del sol ocultan la virtud

pues solo negros horizontes atisbamos.

 

Nos acechan crueles obsesiones sobre pasados primorosos,

derrotándonos terribles guerras carentes de batalla,

y alucinamos con irreales universos en pantalla

pretendiendo huir a toda costa del presente doloroso.

 

 

¿Qué haremos con el resto de la vida

si somos llaga nada más, puro lamento?

¿Qué rumbo tomarán nuestros fugaces días

si el espejo dice que mostramos esperpento?

 

Será mejor coger al fin las riendas,

gozar a modo las pequeñas ilusiones,

echándole hasta la muerte muchos bemoles.

¡Basta ya de tanta ruina y tanta pena!

 

¡A vivir! No hay un instante que perder.

La botella, sin duda, siempre medio llena…

Peleando por cumplir los sueños poco tenemos que temer

porque veloz concluye el deambular en esta Tierra.

 

Obcecados andamos, si, muy obcecados…

Y más valiera que feliz remedio pronto lográramos.

 

Fernando Ángel Lumbreras García

Autor de “Historias azules”, Ediciones Alfar (2013)

http://www.youtube.com/watch?v=5_WkxChXa1w

www.azulpoesia.com


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.