Digital Extremadura

100 MANERAS DE SENTIRME VIVO

Comparte en redes sociales

[Img #40200]

 

Pasan los días, como las páginas del libro de tu vida, lectura obligada y agradecida. Sin apenas darnos cuenta, aquellos pequeños instantes vividos ya forman parte de nuestro pasado. Así es la vida, ese lapso de tiempo que sucede en un abrir y cerrar de ojos.

 

Hace ya cinco años desde que asumiera la decisión de exponer mi cuaderno de sentimientos y emociones ante el mundo. Notas escritas latido a latido, acompañado de mi musa tan esporádica como imprescindible, pero dando siempre vida a mis reflexiones.  

 

Mi Dulce Memoria dormitaba en mi cabeza mitad despierta mitad dormida, cuando un 21 de diciembre de 2009 destapé la caja de las esencias y una ventana se abría al mundo más allá de mis ojos. Allí estaba yo, atónito frente a mi ordenador, vestido con mi mejor traje, sentido y sensibilidad.  

 

Encontré un refugio donde cobijar aquellos pensamientos que anhelan convertirse en palabras y más tarde cobran vida, donde escapar del mundanal ruido y de esa perniciosa rutina que nos arrastra al borde del abismo, tal vez un edén donde la memoria sensitiva despierta al no olvido.

 

Cien entradas donde siempre, y de manera transparente, he hecho perceptible mi estado de ánimo, donde poder hablar de tantas y tantas cosas que me hacen sentirme vivo: el dolor, la tristeza, la decepción, la amistad, las injusticias sociales, el amor, la felicidad, etc.

 

Hace apenas un año, el mirador por donde el mundo oteaba esta forma tan particular de advertir la vida se extendía por otros lugares, rincones distinguidos donde avistaron luz en mis palabras, en mi modo de pensar y de sentir, un momento inolvidable que ya atesoro en la caja fuerte de mi dulce memoria.

 

Y con cada escrito, vuestras palabras de gratitud son la vitamina D que nutre el alma de este espíritu risueño y siempre agradecido. Pasear por las calles de esta ciudad y sentir el cariño de la gente que te premia con su mejor sonrisa y un mensaje de enhorabuena hacen que la vida merezca la pena.

 

¡¡¡Porque sentirse vivo no es solo seguir respirando!!!

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta