Digital Extremadura

“¡YO VIVO DONDE ME DA LA GANA!”

Comparte en redes sociales

No tiene remedio. Este hombre ha perdido la chapeta –lo mismo la dejó olvidada en Tenerife–, y de ella nunca más se supo. No tiene bastante con dilapidar el dinero de los extremeños en promocionar a cantantes andaluces, sacando los cuartos de Organics Extremadura, que es otro invento para desviar los capitales públicos, que en lugar de responder en dónde estuvo el puente de la Constitución y con quién , nos enteramos en este viernes 12 de diciembre de 2014 que vivía en Tenerife mientras era senador designado por la Asamblea de Extremadura y elegido por el Partido Popular extremeño.

 

En primer lugar, si el presidente de la Junta de Extremadura no dice dónde pasó los días del puente y con quién, tendremos que ser nosotros los que demos esa información a los extremeños so riesgo de equivocarnos, pero nuestras fuentes son tan sólidas que acabará confesando. Aunque, puede, que haga lo mismo que con su relación con Olga María Henao, es decir, mentir hasta que la guapa colombiana empadronada en Tenerife y que ahora vive en Londres lo descubriese en el programa “Hable con ellas” de Telecinco. Olga también mintió porque dijo que llevaba tres años y medio sin ver a José Antonio Monago y no es cierto. Sobre su ruptura afirmó que “se acabó el amor”, pero ¡ay amiga!, que tampoco es verdad.

 

Y ahora, según leemos en Diario Público, es Celia Villalobos, vicepresidenta del Congreso de los Diputados y compañera suya de partido, la que le pone la guinda al pastel y desvela que  el presidente de la Junta de Extremadura no quiso decir toda la verdad –o sea que mintió—sobre sus viajes a Canarias porque “vivía allí”, en un apartamento con Olga María Henao, lo que confirma la tesis que venimos manteniendo de que había roto con su mujer, pese a que él sólo dijera que tuvo “problemas familiares”.

 

Ahora se explica la contestación que dio a los periodistas en Madrid, en el Hotel Ritz, cuando aseguraba despechado “¡Yo vivo donde me da la gana!” y calificando de “casoplón” la residencia oficial de los presidentes de la Junta sita en Mérida y en la que se reunían más de 500 personas en la concentración habida el jueves por la noche en contra de su venta.

 

Analicemos las circunstancias objetivamente: Monago, diputado autonómico y senador por designación de la Asamblea de Extremadura conoce a una chica que quita el hipo y se enamora de ella. No conforme con esto, y olvidándose de que es senador por Extremadura, fija su residencia en Tenerife, según nos cuenta Celia Villalobos, incumple sus obligaciones como senador por Extremadura, incumple con el Partido Popular e incumple con los extremeños.

 

Y este es el pájaro que está en la Junta de Extremadura sostenido por Pedro Escobar a cambio de no sabemos qué prebendas, de las cuales también nos enteraremos. Si Escobar, que es la Mesalina de Monago, tuviese un ápice de vergüenza le obligaría a presentar una moción de confianza, aunque no sirviera de nada, porque es un peligro público: no sólo se miente a sí mismo sino que miente a los extremeños.

 

Por otra parte, no sé a qué espera el PSOE y Guillermo Fernández Vara para ser más “ agresivo” con Monago y no dejarle en paz hasta que acabe la legislatura, datos, papeles y motivos tiene para ello a montones. Así los extremeños nos daremos cuenta de que, efectivamente, hay un partido sólido, como es el PSOE, que es el único capaz de dirigir a una región de un millón de habitantes, con 140.000 parados, con una cuarta parte de la población en riesgo de exclusión social y con un presidente que debe la friolera de 3.000 millones de euros (medio billón con b de borrico de pesetas), y que le da a un cantante malagueño, como Celia Villalobos, 16 millones de pesetas porque le sale del forro.

 

Y va doña Cristina Teniente, la compinche de Monago, y dice que qué guay, que todo está perfecto, que Extremadura es una región que crece y que genera puestos de trabajo.

 

Señor Fernández Vara actúe, pero actúe hoy mismo: el lunes ya es tarde. De lo contrario, entre mentirosos y panolis anda el juego. Y mientras tanto, Extremadura saliendo en los medios de comunicación nacionales para que se rían a carcajadas de los extremeños. Esto no tiene ningún sentido. Al final, voto a PODEMOS. Me lo estoy viendo venir.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta