Digital Extremadura

Abierta la veda de cara a las elecciones municipales y autonómicas

Comparte en redes sociales

Con el inicio del año en curso, y al margen de las encuestas que se puedan ir publicando sobre posible inclinación de voto, las distintas formaciones políticas van configurando sus estrategias más bien en función de la situación actual de Extremadura, la gestión del actual gobierno, los programas que se están elaborando y convencer a los extremeños de que el próximo 24 de mayo es una fecha clave bien para el cambio o para la continuidad.

[Img #41157]Día a día, los partidos políticos que configuran el arco parlamentario de la Asamblea extremeña, y el resto de formaciones y coaliciones, van dando a conocer sus estrategias, no todas,  de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas que tendrán lugar el próximo día 24 de mayo, domingo.

 

El ciudadano conforme a los mensajes que vaya recibiendo, irá conformando su decisión que se hace realidad con el voto en la urna. Se prevén unas elecciones participativas, como contrapartida a las últimas celebradas, las europeas, donde la abstención fue muy elevada.

 

El planteamiento a desarrollar va estar conformado con arreglo a la capacidad organizativa, el presupuesto del que se disponga y la penetración de la que se disponga a través de los medios de comunicación y las redes sociales, que van a ser, son ya de hecho, las protagonistas y las claves para que los políticos den a conocer sus movimientos, sus mensajes, aquellos detalles y datos que interese hacer públicos para convencer al votante de que su opción es la idónea.

 

En teoría, tienen ventaja aquellas formaciones que tienen ya representación consolidada tanto en ayuntamientos, diputaciones o Asamblea pero no hay que obviar a aquellos partidos y coaliciones que han irrumpido con fuerza y por tanto, con influencia en sus  acciones.

 

El Partido Popular, que actualmente gobierna con el tácito apoyo de Izquierda Unida, parte con la ventaja que le da precisamente dicha gobernabilidad y posicionamiento en el amplio espectro político regional. Además, en la mayoría de las ciudades de mayor calado, repiten candidato y además con la confianza de renovar mandato. Es el caso de Badajoz, Cáceres, Plasencia y Mérida, por citar los cuatro lugares más importantes. No digamos en el caso de la Junta, donde el poder del actual mandatario José Antonio Monago Terraza es incuestionable, indiscutible, inamovible, al margen de las vicisitudes negativas en las que se ha visto inmerso en los últimos tiempos, y que le va a volver a presentar como el artífice de » la nueva Extremadura», un término que se empeña el líder popular en abanderar y que procede de anteriores legislaturas. El partido Popular tiene muy claro que para qué cambiar si hasta ahora nos ha ido bien con lo que queda aún por sembrar. No habrá por tanto, sorpresa llamativa alguna a la hora de saber quien o quienes conforman las listas electorales, aunque cada quisque luchará por ocupar el puesto más idóneo conforme a los intereses del partido. De programas y proyectos nada se sabe, ya que ocupando poder se está más pendiente de lo que ocupa y preocupa en el día a día y ya habrá tiempo u oportunidad para hacerlos públicos.

 

Por su parte, el PSOE también repite candidato, con Guillermo Fernández Vara, que lleva casi cuatro años en la oposición, un lugar frío e incómodo que cualquier líder carismático como él no quiere ni en pintura y que desea con todas sus fuerzas  abandonar el próximo 24 de mayo para volver a presidir la Junta extremeña. Para ello, no ha tenido inconveniente en hacer pública las sesenta medidas que incluye en una agenda denominada del cambio, y que considera que son claves para que en Extremadura se vea la luz con mayor claridad y además, firmadas ante notario y asegurando que si no se cumplen en seis meses, se va del cargo en caso de que gobierne, obviamente. No solo será Vara el protagonista y el eje de la campaña electoral sino que los socialistas quieren disponer de aquellas mujeres y hombres que según comentan se van a partir el cobre por estar donde creen que deben estar, hablar con quienes deben hablar y explicar aquello que creen deben explicar para que se sepa la idoneidad de un programa de soluciones a los problemas actuales y un proyecto de cara al futuro.

 

Izquierda Unida está inmersa en unas elecciones primarias en las que se refrendará bien las acciones llevadas a cabo por su actual Coordinador de dicha coalición, Pedro Escobar, que se vuelve a presentar como principal candidato, o bien se rechazará su labor con la incursión de un » nuevo » contrincante, Miguel Manzanera que le va a disputar el liderazgo y la candidatura. Está por ver si  la estrategia llevada a cabo por Izquierda Unida, que con su postura ha dejado gobernar al Partido Popular durante los últimos cuatro años, le va a pasar factura o no, siendo las sensaciones, según en qué casos y con quién se consulte, contradictorias. Las peculiaridades de Izquierda Unida hacen que en  la actualidad lo que se vaya a hacer, quienes sean los candidatos y cual será su programa alternativo, constituyen una auténtica quimera. Quedamos a la expectativa, pues.

 

Los regionalistas del PREx CREx no desean otra cosa mejor que las alianzas con aquellos que son » de su misma cuerda» y pretensiones, después de los  vaivenes habidos en esta legislatura a la que cada día que pasa le queda menos vida. En la actualidad, van en solitario después de haber apoyado al PSOE en la oposición durante dos años largos  y apoyando en los dos últimos Presupuestos Generales al Partido Popular. Su actual líder, Estanislao Martin se perfila como cara visible para las elecciones autonómicas, aunque depende de acuerdos posibles y que aún no se sabe ni con quien o quienes ni como, aunque conversaciones continuas hay.

 

UPyD y Ciudadanos, e incluso aunque en menor peso VOX, están conformando programas, listas y candidatos, en la confianza de » ocupar» bancadas y escaños, más bien los dos primeros que el tercero citado, y como las elecciones locales y autonómicas son la de mayor querencia por parte de los votantes, no sería de extrañar que tanto UPyD como Ciudadanos consiguieran algún escaño. Los cuatro meses que quedan son claves para estas formaciones, su posicionamiento y estrategia y todo puede suceder.

 

El caso de Podemos por su propia singularidad es el más llamativo ya que sin programa, aunque sí propuestas,  ni candidatos que se sepan y conozcan,  su nivel de penetración en la ciudadanía es evidente,  hasta el punto que sobre todo PP y PSOE, que conforman el bipartidismo por el que se han venido inclinando los electores, se muestren muy preocupados y no es para menos. Podemos se dedica a llevar a cabo asambleas con sus denominados Círculos, a recoger ideas, a contactar con ciudadanos que se interesen por su opción política, ponen en marcha primarias que celebran de forma pura y dura con la participación de integrantes, adeptos y cualquiera que quiera participar, y pian pianito van dando sus pasos para más pronto que tarde dar a conocer programa y listas con su candidato a la Junta, ya que a las elecciones municipales no se va a presentar, pero sí  impulsará la creación de una agrupación de electores formada por ciudadanos »  honrados y decentes» para que formen una lista  con el objetivo de configurar un proyecto de «mayoría social».

 

A los citados, habrá que sumar  a Ganemos, que va presentando propuestas y acciones en diversas ciudades extremeñas donde se va a presentar a las elecciones municipales, así como diversas agrupaciones independientes, coaliciones y partidos de menor calado pero que a nivel local dan su juego, suman votos y  participan como reales alternativas.

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta